Dra Molner

FIRST TIME, FIRST LOVE...

 

Si en tu cabeza sigue la canción sin necesidad de mucha ayuda, te sonará también una 1ª colonia con nombre de hada o de perro, según prefieras.

La 1ª vez puede ser muy tarde o demasiado pronto, según lo que, o para quién sea, pero lo importante es que sin ese salto a la 1ª, no puede haber una  2ª. No recordamos todas las primeras veces de todo lo que hemos hecho, pero hay cosas que no se pueden olvidar: Mi 1ª depilación a la cera de las axilas, mi 1ª firma de hipoteca, la 1ª ostra y casi que la última después de hacerme sentir tan Walking Dead que no hubo una 2ª; Mi 1ª bici me la compré este verano y aunque el primer gran “piño” fue con una prestada el año pasado, ya con la mía me daría el 2º;El primer salto de trampolín en la piscina de Bejís, mi primer parto… y mi 2º con el mismo recorrido pero tan diferentes, mi primer morreo en el barco hacia Ibiza, mi 1ª (y última) montaña rusa con giro completo, mi 1ª y única boda, mi primer U2,… todo esto se cae cuando tienes delante por 1ª vez a una mujer sin clítoris y piensas todo lo que nos queda por trabajar.

Algunas primeras veces son tan preparadas que cuando suceden, vives con miedo que no se cumplan las expectativas. En el día a día ya no me sorprende que muchas primeras veces nada se parezcan a la mía. Muchas saltan del trampolín sin haber aprendido antes a nadar. Juegan a “ser mayores” sin haber jugado como niñas y se encuentran con “muñecos” inesperados. Son ellas las que suelen acudir a la consulta y yo me tengo que imaginar cómo él se la habrá “camelao”, para conseguir metérsela sin condón y sin haberle metido mano antes en el cine. Claro, con esos precios, o van un día de espectador cuando está  “petao”, o la paga no les llega para tanto. Y yo que con 100 pesetas veía 2 pelis… No entiendo cómo van directamente a los créditos sin haber visto la peli y se quedan con un corto que no acaban de entender. Tener una pareja con los hemisferios cerebrales aún inmaduros, conlleva el peligro de no poder Saborear ese gran momento y la verdad, es una pena no recordar con una sonrisa dibujada en tu frente aquella 1ª vez. Me faltan por vivir muchas primeras veces y repetir otras tantas. Imprescindible la Educación Sexual que permita tomar decisiones desde la Libertad y el Conocimiento y disfrutar plenamente de esa 1ª vez.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Médica en Unidad de Salud Sexual y Reproductiva en Malvarrosa.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

ADICCIONES

 

Hola, mi nombre es Mónica y llevo 0 días sin meterme en twitter…

 

Adicción: Dícese del acto incontrolado que ata a una persona a una acción que le va a provocar unos instantes de placer a pesar de conocer sus efectos secundarios y que ocurre desde una impulsión mediada por unos imanes del sistema nervioso central (neurotransmisores) que le llevan a dicho acto aunque en el fondo no quiera, o sí. (M.Molner).

 

Mi amiga Marian me incitó a ella hace más de 20 años. Recuerdo a Johan Cruyff con sus chupa-chups y me digo: “Yo también puedo”. Pero luego pienso: ”Si realmente, no será tan malo”, “Si hasta el almuerzo no voy a comer nada”, “Ese sabor, ese subidón integral”. Las justificaciones aparecen siempre, confesaré la mía sin sentir vergüenza: Desayuno las galletas de 3 en 3 (Soy una Triki-Fan). El problema es que algunas adicciones tienen mejor fama que otras, dependerá de tu contexto y de tu género el que sean consideradas “apropiadas” o no. Hubo un tiempo en España, en el que no quedaba bonito ver a una mujer fumando, se la asociaba a la “mala vida”, mientras los hombres con sus puros con carajillo alardeaban con sus aros de humo aéreos. Si hablamos de sexo, ni te cuento, a las de mi quinta  nos viene a la cabeza el actor Michael Douglas acosado por una Demi Moore que encima era su jefa y que le obligaba a mantener sexo, pobrecito, luego resultó que en la vida real, el que padecía adicción al sexo era él. Es triste ver al hombre que alardea de sus “conquistas” delante de sus amigos para intentar subir su nivel de hombría, mientras que si lo hace una mujer el adjetivo cambia y en vez de ser envidiada por sus amigas, lo primero que pensarán es “Será guarrra” (No hay errata, es para darle mayor sentimiento). Esta es la consecuencia de haber mamado desde nuestra tierna infancia los estereotipos que hay que seguir para estar “en la senda correcta” de lo que se espera de cada una. Es nuestra juventud la que está en primera línea de batalla y si no ha recibido formación en la igualdad desde su infancia, más difícil será salir victoriosa. Nuestra misión es abrir los ojos a esas chicas que siguen las normas de sus parejas como si se tratara de una adicción y curarles a ellos la suya de “mando yo porque ella es mía”. Esto ya pasaba antes de Cristo, Alypia en “España, la novela” es una víctima igual que las esclavas de “Vikingos” o la cara B de la gran Aretha Franklin que nos acaba de dejar. Ojalá todo esto vaya cambiando con  el tsunami en los medios de voces que hablan claro y rotundo sobre estas desviaciones que hemos sufrido a lo largo de la historia. He conocido a gente adicta al juego, las drogas y al alcohol y he visto la destrucción de sus pilares más básicos, es fundamental trabajar con cada uno de ellos para ayudarles a salir del pozo y necesito que alguien me explique cómo puede ser que haya “famosos” haciendo publicidad de apuestas en la televisión y puedan seguir durmiendo tranquilos. He sido adicta a comerme las uñas durante casi 40 años y sé lo difícil que puede resultar dejar “el vicio”. Ahora me acabo de “enganchar” al tahín (puré de sésamo), que siempre será mejor que el tarro de leche, cacao, avellanas y azúcar y mis huesos me lo agradecerán por ser una fuente de calcio estupenda. En los últimos años estamos ante una pandemia brutal, no llevo gallato pero cuando veo parques con jóvenes en los que cada uno está con su móvil siento una pena inmensa. Se ha perdido la comunicación, nos estamos transformando en robots mientras la tecnología intenta meterles sentimientos a estos cacharritos (ilusa); tenemos las calles y los autobuses  llenos de autómatas que acabarán con dolor de espalda y fibrosis en sus manos de tanto darle a la maquinita. Y lo digo yo, que me tengo que dejar el móvil en casa cuando voy a la playa, que me cuesta horrores no contestar en tuiter o que es lo primero a mirar tras modo avión nocturno.

Como si fuera final de año, voy a hacer el propósito de no abrir redes sociales por un tiempo, aunque cuando vuelva abrirlas, estarán tan llenas de contenido que me estreso sólo de pensarlo ;)

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Médica de Unidad de Salud Sexual y Reproductiva Malvarrosa, Valencia.

 

 

 

DÍMELO, DÍSELO

 

No estoy aquí para hablar de moda, ni soy quien, ni tengo vocación para eso. Mi misión es la de crear tendencia en un asunto sanitario que se nos ha ido de las manos y de las cuchillas… Ser más o menos peludo/a va a depender de varios determinantes, el primero sería la genética, y contra ese no podemos luchar, a no ser que,  nos hagamos transgénicos como el maíz y entonces seamos los dueños de “un mundo feliz” sin pelos cual Hare Krishna integral. El segundo, dependerá del espacio-tiempo donde estés, esto de la moda es lo que tiene, puedes sacar del armario una pieza de hace 20 años para ir a la última, o ponerte las gafas que llevaba tu abuelo porque “molan mucho” pero sin cristales. Hace 15 años en las revisiones ginecológicas era habitual que las mujeres vinieran con sus genitales con el vello tal y como viene de serie. Por aquel entonces, no había tanta variedad cultural en nuestras consultas y cuando llegaba una chica totalmente depilada solía ser deportista. Ahora, lo difícil es ver el “estilo natural”. Como esto es un tema cultural, nada tiene que ver el estilo que llevan  pakistaníes, chinas o venezolanas. Estas últimas, desde su tierna infancia han recibido recomendaciones sobre la estética que aquí no nos hicieron. Si yo fuera influencer, podría proponer  hasta que se hicieran mechas, pero mi misión no es esa. No puedo evitar recordar la peli “American beauty” cada vez que veo un pubis tal cual “Amazonas deforestado”,  allá cada una/o con lo que le quiera hacer a su cuerpo, siempre que no sea su pareja la que controla el vello o el móvil. Dejando el tema de la moda, como sanitaria puedo informar que el vello del Monte de Venus está ahí para evitar infecciones y su ausencia la estamos viendo como origen del incremento de foliculitis o dermatitis, aunque lo que más suele preocupar son las verrugas genitales, consecuencia de la combinación de la depilación junto con otros aspectos de la realidad sexual. Si a que se cambie de pareja con más rapidez o lo de tener “parejas abiertas”, le añadimos, la precocidad en el inicio de las relaciones, aumentamos el tiempo de exposición y si no hay trinchera (vello), los virus lo tendrán más fácil para quedarse en su nuevo hogar. El que nuestras niñas-jóvenes empiecen a tener relaciones con penetración mucho antes de que yo me diera el primer beso con lengua (morreo), merece otro blog.

Si pensamos en los pelos repartidos por otras partes del cuerpo, vemos que el ser calvo puede suponer una vergüenza para los que abrigan sus cabezas con pelucas mientras que, si van decoradas con tatuajes y acompañadas de una linda barba y unos ojazos azules cual Ragnar el Vikingo, pueden incluso añadir un sex-appeal que no encontraremos en Homer Simpson. Cuando no existían las cremas depilatorias ni el láser, había mujeres que se quemaban los vellos de los brazos quedándose con olor a “piel chamuscá” y no imagino hombres haciendo lo mismo, pero seguro que los hay. Los cánones de belleza van cambiando a lo largo de la historia, ahora hay chicos que “se arreglan las cejas” mientras otros digan que eso es “cosa de gays”. Sigo pensando que donde esté un hombre de “pelo en pecho” (sin llegar al hombre lobo) que se aparten las tabletas imberbes. Si trabajas en el mundo de la estética o la moda o eres “influencer”, te agradecería que después de lo leído aquí, hagas un Dímelo para poder pasar al Díselo y volver a crear tendencia en el mundo de las depilaciones “justitas”. Si no eres nada de lo anterior, dile a tus amigas que lo que se lleva ahora es el “Salvaje pero apañao” y gracias a ti también por el aleteo de mariposa que cambia el mundo.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Médica de Unidad de Salud Sexual y Reproductiva Malvarrosa, Valencia.

 

 

 

EDUCACIÓN SEXUAL

 

Aquí nace mi pequeña aportación para una gran causa. Espero puedas sacarle provecho a todo lo que salga desde la centrifugadora que tengo detrás de mis ojos “presbíticos” de experiencia como doctora sin honoris causa pero con muchas horas de vuelo.

Vivimos en un desierto con escasos oasis de donde beber y mi misión es convertirme en tu palmera para que puedas ayudarme a tirar cocos a los que se lo merezcan. Cuando la información no llega donde debe, podemos pensar que estamos ante una dictadura donde los sesudos grises dirigentes imponen sus doctrinas obviando que hay un mundo de colores alrededor, o porque en los medios de desinformación lo que prima es el culto a lo chabacano. No recuerdo cuándo dejaron de salir los 2 rombos que te enviaban a la cama y añoro esos horarios de programación infantil donde quedaba claro que con las noticias de la noche, las mentes infantiles no eran bien recibidas en el salón y como solo había una tele en casa con 2 canales, no había nada más que decir.

Voy a sorprenderte un poco más si eres posterior a la Generación X donde estamos los que nacimos tras el baby boom, en aquella prehistoria de los 80  “NO EXISTÍA INTERNET”¿Y cómo pudimos sobrevivir? ¿Cómo nos informábamos de lo que pasaba en el mundo? Pues teníamos lo que se llamaban revistas, libros y periódicos y luego había unos expertos en comunicación que se llamaban “Pandilla” y con unas pipas y un banco tenías la tarde echada con horas de conversación entre personas y no entre persona-su móvil. Los valores en aquella prehistoria también podían intuirse en los dibujos animados y te proponían lanzarte a conseguir retos imposibles como Willy Fog; a fomentar el amor por los animales como David el Ghomo o, a armarte de valor para luchar contra robots monstruosos como Mazinger. Todo aquello estaba muy bien, pero olvidaban el tema de “lo sexual” que quedaba guardado para más adelante. Ahora vemos como Los Simpsons  pueden tocar el tema de forma tan “sutil” que sólo los adultos lo pillen.

El problema es que este tipo de dibujos de mayores visibles en horario Infantil, provoca muchas preguntas en los pequeños pensadores de la casa que raramente verán contestadas. Sin límites, sin horarios, y lo peor de todo, sin información, así van llegando nuestros pequeños a una adolescencia cada vez más precoz, con unos padres avergonzados aún por temas tabú y que dejan que sean sus amigos o sus tablets las que les vayan curtiendo en la vida. Luego oímos lo de “Cómo está la juventud” y no, no tenemos derecho a quejarnos si no hacemos nada por cambiar la realidad de esos niños que luego serán jóvenes.

Qué triste ver todo lo que se pierden muchos por empezar por el final y no saber de qué va la peli. Eso pasa cuando Sexualidad se confunde con Genitalidad; cuando las únicas nociones recibidas llegan del porno y la morbo-TV; cuando siguen emitiéndose “cosas” a las que no puedo ni denominar programas. La comunica-basura debería, igual que la basuraleza, dejar de existir para permitir unos campos de visión más limpios y respirables. Si hablamos de los responsables en la Educación, enseguida nos vienen a la cabeza los maestros y los padres, pero cuando hablamos de Educación Sexual, parece que los encargados tengamos que ser los sanitarios ya que aprovechando que sabemos cómo funcionan el cuerpo y sus hormonas, ya les hablaremos de la sexualidad mientras les contamos qué es eso de la regla. Increíble pero cierto, todavía hay institutos y colegios donde se sustituye la Educación Sexual por la Sesual, cuyos alumnos podrán acabar siendo jóvenes muy sesudos, pero que no aceptarán lo diferente por miedo, que no sabrán mantener una relación sana con la pareja porque nadie les ha explicado que el control sobre el otro No es amor y confundirán con frecuencia la Sexualidad con el porno que es lo único que han visto en la ventana de sus tablets.

Como tenemos mucho trabajo por delante, este blog va a ser un escaparate donde podrás informarte con claridad de “esos temas” que siguen sonrojando, podrás entender cómo funciona tu cuerpo y todo con un idioma que podrás entender aunque esté escrito por una médico.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Unidad de Salud Sexual y Reproductiva en Malvarrosa, Valencia.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

 

Greg A. Oslo

Eloísa Pardo

José F. Sastre

J.E.M. Celeste

Fran Pahino

Ignacio León

Alicia San Miguel

Pierre Monteagudo

Leticia Meroño

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Gudea de Lagash

Eduardo Acevedo

Tony Jiménez

Asun Blanco

Rubén de Íscar

Tamara López

Juanma de los Santos

Pedro Saugar

María José Rodríguez

Salva R. Moya

Toni Delgado

Isabel Albella

Daniel Velarde

Enrique E. de Nicolás

Elisabeth Deveraux

Andrés Pinar Godoy

Rubén Hernández

Gemma Herrero

Víctor M. Sanjurjo

M. A. Álvarez

J. D. Martín

Ricardo García-Aranda

Ana Arrazola

Alberto Giménez

J. Fersán

Mónica Molner

ENTREVISTAS YA REALIZADAS:

 

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

Espido Freire

Ager Aguirre

Javier Penedo

J.E.M. Celeste

Teo Cardalda

Luis Anguita Juega

Adolfo Pascual

Saleta Castro

Tony Jiménez

Juanma de los Santos

Daniel Velarde

Pierre Monteagudo

Toni Delgado

Isabel Albella

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© www.sabesleer.com