Isi libri mi ifindi. Ritírili di li vinti.

25/2/18

Una sabe que la sociedad está abocada a la estulticia cuando lee múltiples críticas contra un libro que no tienen nada que ver con la calidad del argumento o de su narración, sino con los temas que dicho libro expone. Criticar que un libro de ficción toque un tema concreto porque no nos guste y, además, intentar hacer creer que ese libro provoca males en la vida real, es demostrar a viva voz que no tienes inteligencia suficiente para diferenciar realidad de ficción.

La ficción está para eso, para recrear cosas fingidas; ya sea en cuadros, literatura, cine, teatro… todo lo que muestra el arte, a través de estos soportes, no es más que una representación ilusoria de lo que su autor ha imaginado. Y, como deberíamos saber todos, la imaginación no debe tener límites; censurar la imaginación es admitir que cualquier idea artística no es más que una representación fiel de nuestro pensamiento real, lo que nos llevaría a pensar que Stephen King es, en realidad, un psicópata al que le gusta hacer sufrir a la gente, del mismo modo que sus lectores son a su vez psicópatas a los que les gusta leer sufrimiento ajeno. Con Stephen King ocurrió una cosa curiosa; su primera novela, Rabia, trata sobre un estudiante que dispara a profesores y alumnos en su escuela. Fue publicada en 1977 y durante 11 años no pasó nada hasta que, en 1988, un chaval inspirado por el reciente secuestro de un avión y por este libro, secuestró y disparó a sus profesores y compañeros en su escuela. En 1989 y 1997 ocurrieron dos episodios similares, donde también se vio que tenían en sus taquillas el “libro maldito”. Stephen King fue el primero en pedir que se retirase su libro de la venta, como si fuese por culpa del libro que esos chavales dispararan. ¿Saben lo que tenían los tres chavales en común y a nadie se le ocurrió decir que lo retiraran de la venta? Armas.

Cuando alguien causar un daño a otras personas recurrirá a cualquier cosa que tenga a mano, ya sea un personaje de videojuego, un libro, un cuadro, una canción o cualquier otra cosa, como un ajedrez… ¿Se piensan que bromeo? En absoluto: Alexander Pichushkin fue un asesino ruso que quería matar a 64 personas, una por cada casilla del tablero de ajedrez; cuando cometía un asesinato, iba a su casa y ponía sobre una casilla del tablero, una moneda. Cuando lo arrestaron, sólo le faltaban por colocar 3 monedas. Y si pensamos en los libros de ficción en los que más asesinos se han apoyado para justificar sus crímenes, tendríamos casi cualquier libro religioso. Pero nadie dice que haya que prohibir la venta de esos libros. O de los tableros de ajedrez. 

El arte, como todo, va evolucionando a la vez que evoluciona la sociedad, y por eso hoy en día vemos cuadros, libros, esculturas, canciones que en su momento tuvieron mucho éxito y hoy en día a nadie se le ocurriría hacerlo, o bien porque ya no está “de moda” o bien porque son tantos los indignados que protestarían, que sus creadores se autocensuran. Estamos en plena ola de estupidez supina, donde un día nos indigna que quiten una exposición que muestra a Franco disecado y al otro pedimos, ofendidos, que retiren un cuadro de Balthus pintado en 1938 porque incita a la pederastia. Efectivamente, lectores, si veis ese cuadro automáticamente se despierta en vosotros un deseo sexual hacia las niñas; del mismo modo, voy a pedir que prohíban los anuncios de pañales porque tanto niño con el culete al aire puede hacer que sus madres pierdan los papeles… Parece mentira que, con lo avanzada que está la sociedad, aún no hayamos aprendido que la pederastia no es un virus que pillas por contacto visual de la noche a la mañana.

El arte se hizo para explorar todos los rincones que la realidad no nos deja, bien por imposibles, bien por inmorales, bien por peligrosos, bien por ser tan perfectos que sabemos que nosotros nunca podríamos tenerlo, como cualquier película romántica. Si empezamos a censurar lo que nos parece políticamente correcto terminaremos escribiendo sólo sobre desgracias que le ocurren a hombres blancos ricos de clase alta y las protagonistas serán mujeres blancas… no perdón, mujeres blancas no, mujeres negras… no, perdón, mujeres con antepasados blancos, negros, chinos, árabes y amerindios que encuentran al amor de su vida, un homb… no, perdón, con género sin definir, por lo que no sabemos tampoco el género del amor de su vida, que empiezan una bonita historia de amor donde todo transcurre con normalidad, sin incidentes de ningún tip… no, perdón, que entonces no damos voz a las personas con problemas mentales, pues una de las dos personas tiene un problema mental y la relación es tormentosa, pero bonita, tienen hij… no, perdón, adoptan, porque no sabemos el género y no tenemos ni idea de si pueden o no procrear, total, que adoptan un hijo, una hija y un perro y todos les va genial. ¡OLVIDAD LO DEL PERRO! Acabamos de recibir una carta de animalistas muy ofendidos porque los animales no son pertenencia de los humanos. Y además se ha ofendido una asociación de personas con depresión crónica porque todos los finales son felices y eso les hace sentir aún peor. ¿Sabéis lo que os digo? A la mierda el arte. Que lean sólo periódicos. Muchas veces es ficción lo que escriben, pero como todos se piensan que es real porque lo dice un periodista, no habrá tanto ofendido con los creadores artísticos. Así podremos vivir sin que nos ataque una horda de subnormales.

 

Deja tu comentario

Apuesta por la literatura emergente

Todas las obras a tu alcance por muy poco

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
  • Javier Pérez López (domingo, 11. marzo 2018 00:31)

    Bravo!!! no se puede decir más claro!!!

  • José Francisco Sastre García (jueves, 01. marzo 2018 08:10)

    No puedo estar más de acuerdo contigo, Raquel. La ficción es lo que es, ficción: entretenimiento, evasión de la realidad y poco más. Es lo único que hay que pedirle.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

 

Daniel Velarde

Elisabeth Deveraux

Andrés Pinar

Rubén Hernández

Gemma Herrero

Víctor M. Sanjurjo

M. A. Álvarez

J. D. Martín

Ricardo García Aranda

Ana Arrazola

J.Fersán

Mónica Molner

Greg A. Oslo

José F. Sastre

J.E.M. Celeste

Fran Pahino

Fernando Cotta

Pierre Monteagudo

Leticia Meroño

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Gudea de Lagash

Eduardo Acevedo

Tony Jiménez

Rubén de Íscar

Tamara López

Juanma de los Santos

Pedro Saugar

María José Rodríguez

Salva R. Moya

Toni Delgado

Isabel Albella

 

 ENTREVISTAS

ILUSTRES

VENIDERAS:

EVA ISANTA

Aztriz

JORGE ALBI

Periodista, experto musical

NAYANESH AYMAN

Luchador de K1

RAQUEL MARTOS

Periodista y escritora

SANTI RODRIGUEZ

Actor y monologuista

PEDRO GARDNER

Actor y escritor

NACHO ABAD

Periodista y escritor

JAVIER OJEDA

Vocalista de Danza Invisible

PEDRO ARAQUE

Periodista

ANTONIO DELGADO

Colaborador de radio

MUCHOS MÁS...

 

ENTREVISTAS YA REALIZADAS:

 

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

Espido Freire

Ager Aguirre

Javier Penedo

J.E.M. Celeste

Teo Cardalda

Fernando Cotta

Luis Anguita Juega

Adolfo Pascual

Saleta Castro

Tony Jiménez

Juanma de los Santos

Gudea de Lagash

Daniel Velarde

Pierre Monteagudo

Toni Delgado

Isabel Albella

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© www.sabesleer.com