www.sabesleer.com
www.sabesleer.com

José F. Sastre

"Sueña, disfruta convirtiendo tus sueños en papel, y entrégalos a quien disfrute con ellos"

Semillas de Cthulhu

GÉNERO: TERROR

Con "Semillas de Cthulhu", la idea es ofrecer un homenaje a un gran maestro del Horror Cósmico: el mismísimo Howard Philips Lovecraft, bajo la forma de seis relatos en los que la ambientación va guiándonos hacia los senderos más oscuros de las criaturas que el gran Maestro de Providence creó en su fértil imaginación: ubicados en diferentes lugares (desiertos árabes, pueblos perdidos navarros, el fondo del Atlántico, la legendaria Universidad Miskatonic de Lovecraft, Valladolid y León, y una ciudad que podría ser cualquiera), este autor pucelano ha intentado seguir el estilo y la obra de uno de sus mayores inspiradores para, como él mismo dice: "ofrecerle un sentido homenaje".

Cada relato está escrito de forma distinta... Unos en primera persona, otros en tercera; unos en pasado, otros en presente. De tal manera que cada narración, independiente de las demás, se conforma en un aspecto diferente de los Mitos.

La idea básica de los Mitos se mantiene una y otra vez a lo largo de la novela: la imposibilidad del ser humano por luchar contra seres que no son de nuestra naturaleza, sino algo radicalmente distintio, y que en el mejor de los casos, aunque consigamos evitar que se alcen, nos aguarda la locura, cuando no la muerte más horrenda.

Todo amante de la literatura de ficción, acompañado por el terror que ocultan sus páginas, no debe dejar pasar la oportunidad de entrar en su enlace, en donde puede comprobar cómo su dilatada experiencia te atrapará desde el mismo instante en que lo conozcas mucho mejor.

Saga Calet

GÉNERO: FANTASÍA. ESPADA Y BRUJERÍA

La saga de Calet-Ornay es una tetralogía de relatos enlazados, escritos a la manera de Conan el Bárbaro, de Robert E. Howard, pero con unas características un tanto distintas: siendo historias de espada y brujería que intentan seguir el estilo de la época dorada de los pulps, aunque adaptado a mi estilo y a la actualidad, merced a mis lecturas he procurado crear un personaje principal, Calet dar Gaur, alias Ornay dar Diron, Ornay el Desalmado, que no fuese el típico héroe, sino algo un poco más oscuro o sombrío, con un pasado trágico y turbulento que lo marca a fuego hasta que consigue asumirlo y cumplir lo que el destino le tiene reservado. Este mercenario asesino está marcado por las figuras de Conan, como ya he dicho, pero también por las de Elric de Melniboné, de Michael Moorcock, o Waylander de David Gemmell.

            Y todo ello en un entorno muy antiguo, legendario: la Atlántida de hace unos 10.000 años, un tiempo desconocido, del que prácticamente sólo se sabe gracias al mito platónico, y que he estudiado a conciencia en busca de algo que pudiera hacer intuir de forma un poco más segura su existencia (sin éxito, por supuesto, jejeje). En base a estos estudios he compuesto un mundo que no deja de ser medievalista a pesar de intentar colocar sus avances en una Edad del Hierro pretérita, sin el trasfondo supertecnológico que muchos han pretendido darle, pero con destellos de una ciencia que es casi más magia.

            El lector aficionado a la fantasía encontrará en esta saga, especialmente en el volumen 3, un buen montón de cameos de obras de grandes autores, que seguramente reconocerán, aunque alguna puede que se escape: el desafío que suelo proponer es cuántas identifica.

            De la misma manera, al ubicar la historia en un mundo que, aunque inventado, se encastra dentro de la geografía terrestre, he introducido también, para intentar darle un poco más de credibilidad, muchas referencias históricas, arqueológicas y mitológicas que a buen seguro reconocerán. Los lectores sois quienes juzgáis si he conseguido mi objetivo o no…

 

 

Primera Parte:

Ornay el Desalmado es una leyenda viva en su mundo: asesino implacable, despiadado, se le conoce como el Terror de Atlantis, nadie conoce su rostro, escondido tras un aterrador yelmo diseñado con la forma del rostro del Archidemonio C’Tl. Tras esta fachada se oculta Calet dar Gaur, un mercenario cuya sombra lo persigue sin tregua, un pasado que lo empuja hacia una venganza y un destino ciego que dependerá de que consiga superarlo…

 

Segunda Parte:

Unidos ya sus destinos, Calet y Dartia se embarcarán en una misión alrededor del mundo en busca de la solución para evitar una nueva guerra entre Atlantis y Lemuria. El aciago destino del antileo lo persigue a pesar de haber desterrado en buena parte las sombras que lo acosaban; mientras tanto, su objetivo, un hechicero renegado, amenaza a Parnays con el regreso de los Antiguos Demonios.

 

Tercera Parte:

La persecución de Arum Matai se acerca a su final, así como la puesta en claro de la relación existente entre Calet y Dartia; en esta segunda parte de la misión de Vientos de Guerra, ambos deberán aclarar sus ideas y sentimientos, y enfrentarse no sólo a una criatura surgida de los albores de los tiempos, sino también a sus propios fantasmas.

 

Cuarta Parte:

Finalizada la misión en pos de la criatura llamada Arum Matai, los mercenarios regresan a Antilea para retomar sus actividades como guerreros de fortuna; allí se encontrarán con flecos que habían quedado sueltos en su vida, y con el destino que la Providencia parece querer guardarles, hasta resolverse todo en un final que he intentado sorprenda al lector…

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
  • José Francisco Sastre García (miércoles, 10. enero 2018 17:54)

    ARCILLA

    Arcilla… Eso es lo que somos, desde que nacemos hasta que morimos. Arcilla que se va moldeando a todos los niveles, que jamás torna sólida a pesar del tiempo transcurrido, y que va cambiando de imagen, de forma, de aspecto, a medida que vamos evolucionando.
    Arcilla en manos de los lectores, que deciden qué quieren leer en cada momento. Y triste resulta que, por el afán de ser leídos, aceptemos el imperio del capricho y cedamos a lo que decidan otros, “prostituyéndonos”, dejando de lado nuestra manera de escribir para intentar llegar a quienes habitualmente no leen lo que nos gusta relatar…
    Arcilla en manos de los “expertos”, que te cuentan cómo has de escribir para ser el mejor, para ser un best seller, y descubrir que, para nuestra sorpresa, cada uno de esos personajes cuenta una cosa similar, pero no igual, con lo que te vas adaptando a una especie de engendro que no acaba de cuajar, ya que no se pueden seguir todos los consejos a la vez: por propia experiencia, he comprobado, por ejemplo, que en el tema de las descripciones cada cual recomienda una cosa; o en el tema de los guiones de diálogo a pesar de haber unas reglas estipuladas, e incluso en la cuestiones de las formas adverbiales (-mente): presenté a corregir un relato lleno de formas adverbiales, y me quitaron un mente porque no estaba en la RAE, me dejaron casi todos los demás, y me cambiaron la palabra oyente por escuchante, que NO está en la RAE. ¿En qué quedamos?
    Arcilla en manos de los editores. Hacen lo que quieren con nosotros, deciden qué y cuándo, y sobre todo, cómo se publica. Por muy grandes que sean, ¿cómo pueden decidir a la hora de corregir cargarse párrafos enteros o reformarlos a su gusto y antojo? Al final, ¿de quién es la novela? ¿Del autor, o del editor?
    Al final, ¿qué es lo que queda de cada uno de nosotros? ¿Qué queda de esa recomendación tan maravillosa con que nos llenamos la boca, diciendo que el novelista ha de escribir para sí mismo y sentirse satisfecho con lo que escribe? Me resisto a cambiar ese pensamiento, prefiero escribir lo que me gusta y vender poco o nada, dejarlo en el cajón para tiempos mejores, a convertirme en mercenario de modas y caprichos, a andar cambiando de tercio cada vez que al lector le da por mutar en sus gustos. Y si se tercia, colgar el teclado…
    Hay quien piensa que no se deja modelar por los demás, pero me temo que se encuentra en un craso error: el mero hecho de resistirse a ese moldeado ya está generando en la persona una modificación, un cambio, por pequeño que sea, en su actitud; apenas suele ser visible, pero está ahí, siempre está ahí…
    Aunque pueda sonar a lo contrario, no estoy en contra de adaptarnos, de mejorar, de depurar, de ir hacia adelante… Mientras sea para mejor todo es bienvenido, pero no debemos dejarnos manipular por intereses espurios, por opiniones o comentarios que sólo busquen retrasarnos en nuestra evolución, que de eso, como de todo, hay en la Viña del Señor. No, de la arcilla han de salir objetos bellos, completos, perfectos, no piezas deformes que sólo sirven para ser fundidas y remodeladas de nuevo si ello es posible.
    Somos arcilla, arcilla en manos de la familia, de los amigos, de los compañeros… De cualquier entorno en el que nos movamos, y eso nos va marcando hasta convertirnos en lo que somos y seremos. En el fondo, nuestro legado lo construimos nosotros, con la ayuda inestimable de quienes nos rodean y, al mismo tiempo, el estorbo de otros…

Entrevista al autor

16/12/17

 

Hoy tenemos el placer de presentar a un miembro de nuestro catálogo. Un miembro que poco a poco se está haciendo notar en este maravilloso mundo de las letras. Vasco de nacimiento, vallisoletano de adopción, formó parte del Círculo de Lhork y ha participado en varios eventos, como el Cylcon 2015 y 2016. Auxiliar adminitrativo en la Junta de Castilla y León, escribe por afición y se dedica a la ficción pura, aunque ha tocado otros temas como los refugiados o el maltrato. Sobre todo se dedico al relato, aunque tiene varias novelas pendientes de publicar.

Ha publicado en Amazon la saga de Calet-Ornay (“Demonios de Venganza”, “Vientos de Guerra”, “Vientos de Guerra 2” y “Tempestades”), espada y brujería en la antigua Atlántida, y con la Biblioteca del Laberinto “Semillas de Cthulhu”, seis relatos homenaje a Howard Philips Lovecraft y que puedes ver en su ficha de nuestra web que no para de crecer semana tras semana.

Ha colaborado en unas cuantas antologías: con Playa de Ákaba en “Un Sueño dentro de un Sueño” (Homenaje a Poe), “Espíritu de Jazz”, “Crímenes Callejeros”, “La Librería más Bonita del Mundo”, y “No me Silencies” (Contra el maltrato); en Éride con “Kalpa 2015”; en Suseya Ediciones con “Kalpa 2016: Ecos de Bécquer”, “Mitos y Leyendas de Nuestra Tierra” y “Doñana es Arte”; en Amazon “Salvavidas de Papel” (en favor de los refugiados); en Ediciones Irreverentes “2099-C Rusia y la URSS en la Ciencia Ficción”; y en Ka-Islas y Bubok con “Los Elegidos del Resplandor” (espada y brujería y fantasía épica en el mundo de Lhork).

Parte del resto de mi obra pendiente de publicación está en su página web, que desde aquí, te animamos a que visites tras leer estas líneas y adquirir y recomendar su obra:

 

--J. Fersán

--José F.

 

--Bienvenido a esta sección.

--Gracias por la invitación.

--La primera pregunta la sabes tú tan bien como todos nuestros seguidores. ¿Cuál ha sido la última novela que has leído?

--Creo que “Los Héroes”, de Joe Abercrombie, y de eso hace ya algún tiempo…

--¿Y de algún escritor desconocido para el gran público?

--Como novela, “Al Borde de la Locura”, de José Losada. Como antología, “La Noche del Escaparate”, de Jorge David Alonso Curiel.

--Anotadas quedan en el cuaderno infinito de la sabiduría… ¿Te han sorprendido gratamente estas últimas?

--La verdad es que sí.

--¿Qué factor fue decisivo en tu vida para que te decantases por escribir todo lo que se te pasaba por la mente?

--Fundamentalmente, dos cosas: haber llevado leyendo desde más o menos los diez años o incluso un poco antes (desde cuarto de EGB), y mi propia personalidad, que me lleva por derroteros imaginativos a la par que sombríos.

--¿Y qué tal ha ido desde la primera publicación?

--Pues no demasiado bien, me gustaría saber cuál es el secreto para conseguir llegar al gran público: tres años después de embarcarme en mi lanzamiento como autor el resultado es muy pobre a pesar de haber hecho unas cuantas presentaciones, de haberme prodigado a conciencia por las redes; al principio me pasaba las tardes muertas en Facebook y Twitter, (Risas). De la saga de Calet he tenido una buena temporada en la que se movían bien por Kindle, pero desde que los puse en Unlimited se ha ido todo al traste; en cuanto a “Semillas de Cthulhu”, a pesar de las buenas críticas que ha tenido, no ha habido un recibimiento demasiado acorde con la idea original: Lovecraft es un autor que tira mucho, la editorial y su editor, Paco Arellano, tienen una reputación impresionante en estos temas, y está en un punto focal de Internet como es Cyberdark. Ni siquiera eso ha servido para conseguir que se moviera como era de esperar…

--Seguro que tanto esfuerzo y dedicación se verán recompensados.

--Cruzaré los dedos.

--Tus referentes literarios son:

--Muchos, muchísimos: si me pongo a citar nos quedamos sin espacio en esta entrevista, (Risas). Te diré, por ejemplo: R. E. Howard, H. P. Lovecraft, Tolkien, Michael Moorcock, Sir Arthur Conan Doyle, Agatha Christie, Bram Stoker, E. B. Burroughs, David Gemmell…

--Grandes plumas…

--¡¡Las mejores!!

--¿Pero destacarías a uno por encima del resto?

--Personalmente, mis principales referentes a la hora de escribir han sido dos: Howard y Lovecraft: el gran maestro de la espada y brujería, y el creador de los Mitos de Cthulhu.

--Quienes nos siguen desde hace tiempo saben que tus post están llenos de sabiduría. Escritos, desde mi punto de vista, de modo magistral, y que a todo aquel que se esté labrando un camino en este maravilloso mundo de las letras, debe de tomar buena nota de lo que nos escribes… ¿Qué recomendación le darías a todas esas personas que están a punto publicar o acaban de publicar?

--Consejos… Lo primero que creo que tienen que pensar es en qué dirección quieren ir: ¿intentar vivir de escribir, o dedicarse a ello por afición? Dependiendo del caso, la recomendación puede ser la autoedición, la editorial, y ésta última mirarla con lupa, ya que ahora proliferan muchísimo las editoriales del tipo “sírvase usted mismo”: pagas, te llegan los libros a casa, y a venderlos como buenamente puedas. Sin ningún tipo de aderezo. Como consejo intentar controlar el ego, que en este mundillo hay demasiado, y mantenerse en una línea normal, sin estridencias, buscando la manera más adecuada de dar a conocer su obra; y, por supuesto, pensar en lo que estáis escribiendo. Si no estás dentro de la moda, es poco probable que consigas vender mucho, y aun dentro lo tendrás complicado, por lo que se puede elegir entre ser “mercenario” para vender más o escribir lo que te gusta se mueva como se mueva…

--Desde que la autopublicación está instaurada, muchas obras han visto la luz. Unas han llegado a muchos hogares y otras aguardan en un trastero su oportunidad, ¿crees que tanta competencia sana es buena?

--La autopublicación tiene un problema de base: en su origen no había control alguno, si alguien quería publicar su libro lo maquetaba lo imprimía y a correr, estuviera como estuviera; eso hizo muchísimo daño, y consiguió que este sistema se convirtiera en el enemigo número uno de editoriales y librerías; en sí mismo lo es, puesto que éstas no sacan tajada de las ventas a no ser que el autor lleve la obra a las librerías. Ahora es distinto, hay más control, más corrección, y aunque siga siendo competencia, al menos es una opción más seria. Aun así, creo que no es recomendable a no ser que estés muy desahogado o sepas que vas a vender mucho: se requiere mucho esfuerzo, tiempo y dinero… También es cierto que la autopublicación ha abierto un melón peligroso: aunque ahora no se lea tanto como antaño, al menos en apariencia, hay un problema de sobresaturación brutal en el mercado literario. Cada año se publican, de una manera u otra, miles y miles de libros sólo en España (creo que se van acercando a los 90.000), lo que hace que el lector se pueda encontrar abrumado entre tanto material.

--Mi experiencia es de corto recorrido en el sector, pero por lo que estoy aprendiendo en las últimas fechas, no puedo estar más de acuerdo.

--Gracias.

--De todos tus libros publicados, ¿cuál es el ojito derecho de José F.?

--De los publicados, tengo que decir que la saga de Calet: en aquel momento (2006-2007) tenía ganas de escribir espada y brujería, pero no con personajes al estilo clásico, sino algo más oscuro o amargo, más en la línea de Elric o Waylander… O incluso Geralt de Rivia, con quien alguien lo comparó aunque, sinceramente, no le llego ni a la altura del betún.

--No tengo el placer de haber leído todavía a tus ejemplos, pero seguro que un tanto más arriba llegas, seguro.

--El tiempo lo dirá…

--¿Qué te llamó la atención de Sabes leer, como para querer exponer tu obra en el catálogo?

--Al principio me pareció una iniciativa más de tantas como hay por las redes, pero hablar contigo y con Jessica me hizo pensármelo un poco más hasta que pensé ¡qué diablos!, se puede probar y si no cuaja, con no continuar arreglado. Desde entonces, no sé decirte si en mi caso ha cuajado o no, (Risas).

--Te plagio para añadir… ¡¡el tiempo lo dirá!!

--Cierto.

--Y después de unos meses con nosotros, tu valoración es…

--Para la iniciativa, muy positiva: hay mucho movimiento, buenas ideas, y sobre todo un interés real de dar a conocer a autores que estamos intentando salir adelante en un mundo tan hostil como éste. En mi caso, echando la vista atrás de cómo estaba y como estoy, te diría que me encuentro poco más o menos en el mismo punto, (Risas)

--En este sentido, puedo añadir que te resta muchísimo tiempo en este maravilloso catálogo y seguro que José F. Sastre llegará muy lejos de la mano de Sabes Leer.

--Me reitero… ¡¡cruzo los dedos!!

--¿La Entrevista ilustre que más te ha gustado hasta la fecha a quién ha sido?

--Bufff… No sabría decirte. Todas están muy bien, así que quizás, y arriesgándome a que se vea como un poco presuntuoso, la de Raquel Sastre… Me gustó que le llamara la atención “Semillas de Cthulhu”.

--Presuntuoso para nada, es un sentimiento.

--También.

--¿Se ha puesto techo Jose F. Sastre?

--José F. Sastre tiene un techo, como todo el mundo: cada cual tenemos nuestras limitaciones, algunas podemos superarlas, otras no: en el mundo literario es evidente que podemos depurar, corregir y mejorar todo lo que queramos, pero que llegará un punto en el cual estaremos en nuestro tope de estilo depurado y de ahí ya no podremos pasar. Yo sigo ese camino, aunque por lo que he comprobado creo que ya he sacado casi todo lo que puedo dar de mí mismo.

--¿Qué te preguntarías a ti mismo en una presentación de tus obras?

--Ésa es una pregunta trampa, ¿verdad?

--No lo sé… ¿lo es? (Risas)

--(Risas)

--(Risas)

--Quizás de dónde sale todo lo que vuelco en lo que tengo escrito. Y la respuesta sería de distintos sitios: de la documentación que he ido adquiriendo, de los sentimientos y emociones que se arremolinan en mi interior como un torrente buscando una vía de escape, de la multitud de lecturas que me han acompañado a lo largo de mi vida, de momentos rutinarios que me dan pie a comenzar un juego literario que se convierte en un relato… Incluso de los juegos de rol, que llevo practicando desde hace poco tiempo.

--Esto ya lo he hablado contigo por privado y lo expongo hoy para todos nuestros lectores. Hace ya algunos años, en el grupito de amigos con los que me veía después del instituto, jugábamos a juegos de rol… Uno tenía el de Stars Wars, otro tenía el Warhammer, otra el de unos vampiros que no me viene a la cabeza… y mis padres me regalaron “La llamada de Cthulhu”, y era al que más le dábamos cancha por cómo nos hacía devanarnos los sesos a la vez que poner los pelos de punta.

--Es que Lovecraft es mucho Lovecraft.

--¿Con qué escritor/a te tomarías unas cañas para charlar de todo un poco?

--Casi que me da un poco igual: me he tomado cañas con muchos escritores, y la verdad es que no me cuesta nada establecer una conversación cuando el interlocutor es alguien con ganas, interés y una buena conversación. Pero si tengo que elegir… Venga, con Jesús Fersán, que ya hay ganas… (Risas)

--¡¡Camarero, cambie este café por un par de copas de cereza!!

--(Risas)

--(Risas) ¿Crees que el sector se repondrá de la era tecnológica de videojuegos, Candy Crash, vídeos de Youtube y demás…?

--No lo sé, no parece fácil: de momento, después de que el ebook cogiera la delantera al papel, parece que vuelve a haber un cierto repunte de éste último y que el lector empieza a disfrutar de nuevo del tacto de las hojas, aunque he de reconocer que la comodidad de llevar en un reader un mogollón de novelas para leer pesa mucho… Estamos en la era de la imagen, y eso me temo que no va a pasar de moda hasta que no llegue el colapso tecnológico; entonces regresaremos de nuevo a la imprenta y al olor del papel recién llegado a nuestras manos.

--Después de la ficción, ¿qué género literario te entretiene más?

--Puestos a elegir, diría que la novela negra, aunque he de decir que fuera de la ficción he leído muy poco.

--¿Y cuál es el que no puedes ver ni en pintura?

--Romántico, erótico, zombies, vivencial…

--Creo que con esta respuesta, estamos ganando amigos…

--(Risas)

--¿Por qué?

--En el caso del romántico, sencillamente es que no puedo con el te quiero pero no te quiero, porque no sé si te quiero al quererte tanto, es que ya no te quiero… Bufff… El erótico, porque soy demasiado clásico para embarcarme en leer cierto tipo de cosas demasiado explícitas. El vivencial, porque ya estamos viviendo una realidad como para empaparnos más de ella con los libros: si leo ficción es para evadirme, para buscar unos valores que se han perdido, para distraerme, para entretenerme… Y zombies, porque creo que el mercado se ha saturado muchísimo con un tema que en realidad no da para tanto: hordas de no muertos por todas partes, una humanidad sitiada…

--De las obras del catálogo de Sabes leer, ¿cuál te ha llamado más la atención?

--Me ha sorprendido mucho el resultado que ha obtenido Pierre Monteagudo con su obra “Expediente Rojas”: tratándose de un ensayo, que está muy bien documentado y escrito, no parecía que fuera a tener una salida fácil, y sin embargo se está moviendo con una fluidez sorprendente y gratificante. Mi enhorabuena para él por haber conseguido algo tan difícil.

--Bricio Segovia, ilustre periodista que nos acompañó hace pocas fechas, lo puso en valor, y es corresponsal en la capital del planeta.

--No es para menos.

--¿Qué nos puedes adelantar de tu futuro literario?

--Mmmm… Veamos: próximamente saldrá otro relato en una antología de Proust Editorial, contra el maltrato; tengo material repartido por varias editoriales, a la espera de que me den una respuesta: Suseya Ediciones, Ayaxia, Minotauro… Y de momento, ya tengo tres sugerencias de escribir novela compartida, algo que, o me hace recuperar el ritmo de escritura perdido, o mejor me decido a la cría de champiñones, (Risas…)

--(Risas) Seguro que la primera opción…

--Eso espero.

--Un consejo para nuestros dirigentes de Cultura y educación sería…

--La cultura y la educación son conocimiento: enriquecen a la persona de una manera u otra, y ayudan a la inteligencia, la imaginación, la creatividad y muchas cosas más, así que, por favor, tengan en cuenta que un pueblo ignorante es fácilmente manipulable por cualquiera para promover cualquier tipo de conflicto. Un poco más de apoyo no vendría mal…

--¿Qué dirías a las personas que no quieren saber nada del género terror o ficción?

--Nada puedo decirles: cada cual tiene sus gustos y opiniones, igual que a mí, como ya he dicho, no me llaman la atención ciertos géneros. Sin embargo, sí que hay algo que pediría a esas personas, y es que el respeto es fundamental: el que no te guste algo no significa que tengas que despreciarlo, simplemente no te gusta y ya está. Por ejemplo, a mí no me gusta Delibes, pero reconozco que es una de las mejores plumas que este país ha tenido en toda su existencia; no me gusta Saramago, me resulta dificilísimo seguirlo por la forma en que escribe, pero hay que reconocer que es un maestro; y por último, no me gusta “Casablanca”, se me hace pesada, pero evidentemente es un peliculón clásico. Por favor, es importantísimo separar gusto de calidad, y no despreciar algo que no te guste… Me ha tocado bregar con eso, y no es plato de gusto.

--Estamos concluyendo, te paso la pregunta que lanzó Agustín Martínez sin saber que era para ti: ¿Crees que hay vida más allá de Whatsapp?

--Siempre hay vida más allá de todo, incluso de la muerte; pero eso sí, lo cortés no quita lo valiente, y whatsapp (o telegram, que también vale), son herramientas muy útiles para mantener el contacto y poder establecer planes o deshacerlos si las cosas se han torcido… Eso significa la palabra móvil.

--¿Y tú pregunta para nuestr@ próxim@ invitad@?

--Mmmm… ¿Crees que en algún momento se romperá la barrera que hay actualmente en el mundo literario, y que todos podremos tener las mismas oportunidades?

--Una pregunta que hago mía también…

--(Guiño)

--Pues un placer haber contado con tu presencia. El futuro está a tus pies y estamos seguros que el nombre de José F. Sastre llegará a cotas altas.

--Muchas gracias por la entrevista y por tus palabras, el futuro está donde tiene que estar, y que llegue a un sitio u otro dependerá de muchos factores.

--Un abrazo, y hasta siempre.

--Un fuerte abrazo, Jesús, para ti y para los lectores.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

Mónica Molner

José F. Sastre

J. E. M. Celeste

Fernando Cotta

Pierre Monteagudo

Leticia Meroño

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Gudea de Lagash

Tony Jiménez

Tamara López

Felix Moral

Juanma de los Santos

María José Rodríguez

Toni Delgado

Salva R. Moya

Isabel Albella

Sergio Estévez

Daniel Velarde

Isabel Deveraux

Rubén Hernández

Diego Utrera

Ana Arrazola

J.Fersán

 ENTREVISTAS

ILUSTRES

VENIDERAS:

LUIS ANGUITA

Fiscal y escritor

TEO CARDALDA

Músico y productor

JORGE ALBI

Periodista, experto musical

SALETA CASTRO

Triatleta

JAVIER PENEDO

Director de: The Box

ESPIDO FREIRE

Escritora

NAYANESH AYMAN

Luchador de K1

RAQUEL MARTOS

Periodista y escritora

PEDRO GARDNER

Actor y escritor

NACHO ABAD

Periodista y escritor

JAVIER OJEDA

Vocalista de Danza Invisible

 

MUCHOS MÁS...

 

ENTREVISTAS YA REALIZADAS:

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

 

Todas las entrevistas a tu entera disposición

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© www.sabesleer.com