ANDRÉS PINAR GODOY

 

"La gran narrativa nos transforma; no somos los mismos después de leer a Proust, a Joyce,a Virginia Woolf..."

 

Posts del autor

EL BALCÓN DEL PALACE

 

GÉNERO: NOVELA HISTÓRICA

 

El 28 de octubre de 1.982, una multitud se agolpa ante la fachada derecha del Hotel Palace de Madrid. Toda la Carrera de San Jerónimo, la plaza Mayor, la Gran Vía, se encuentran, también, repletas de gentes impulsadas por  los resultados provisionales del día electoral,que dejan clara ya la victoria del Partido Socialista. Y cuando Felipe González y Alfonso Guerra aparecen con las manos enlazadas en el balcón de la suite 110 del Hotel, mientras se gritan vítores al socialismo y a sus lideres, todos son conscientes de estar asistiendo  a uno de esos momentos históricos que pueden ¿pueden? señalar un hito en el acontecer de la sociedad. El centro izquierda gana las elecciones generales por primera vez desde la restauración de la democracia y se abren expectativas e incertidumbres .

 ¿Pero qué había ocurrido antes? ¿De dónde viene todo esto? ¿Qué evolución han seguido los lideres y la propia sociedad hasta llegar a esta noche perfumada de sueños y miedos? 

El relato comienza cuando un grupo de muchachos de Ávila termina la enseñanza secundaria y se dispone a comenzar sus estudios en distintas facultades de la Universidad Complutense de Madrid. Son tiempos convulsos, la universidad siente constreñidas las libertades democráticas esenciales  para el desarrollo de las ciencias y las letras.

Ellos son jóvenes con muchas lecturas, con mucha conciencia social, adquirida, en buena parte, en sus charlas  del café de la plaza del Mercado Grande y los propios círculos juveniles de Acción Católica, muy distanciados de las posturas oficiales de la Iglesia.

La narración avanza con la  evolución de dos parejas, protagonista y antagonista. Cabría decir coprotagonistas, ya que tienen similar peso en la novela. Jacinto y Pilar, que sienten necesidad de contribuir a crear otra sociedad, pero que no saben bien cómo  hacerlo, porque, por un lado (Jacinto) tienen el miedo derivado de su modesta condición familiar, y recelan, por otro, de tener que someterse a una disciplina, de acción y de pensamiento, comprensible para conseguir eficacia, pero enajenante,reductora de la libertad crítica. La otra pareja, Eduardo y Violeta, sin embargo, ven, desde el principio, imprescindible insertarse en la organización, dónde, además, Eduardo pronto empieza a darse cuenta que tiene ideas renovadoras acerca de cómo llevar la lucha y nace en él la ambición de ascender en el Partido. Cuenta, para ello, con el apoyo total de Violeta.

Se experimenta, después, un salto en el tiempo a la época de la Transición y la llamada "movida" madrileña. El lector percibe el cambio que se va produciendo en algunos, en muchos, de los componentes de las vanguardias  estudiantiles. El PSOE renace ante el abandono de las luchas de tiempos pasados y a él se van integrando la mayoría de los que habían estado en cabeza del conflicto con el régimen autoritario. Quedan al margen ideales de transformación social y se impone el pragmatismo ante las posibilidades de ocupar cargos políticos en la nueva situación. Así, un objetivo principal de la novela es expresar esto: ¿Qué ocurre en nuestro interior para autojustificar el abandono de aquello en lo que creíamos e impulsaba nuestra vida?

Época de la "movida madrileña", de deseos de libertad infinita, de copas en Bocaccio, de noches ensoñadoras en Rokcola, el bar Sol. Noches de locura hasta el amanecer que diluía el sueño de una sociedad donde imperase el pulso del arte y la cultura.

 Y así se llega a la noche del Palace, en la que el centro izquierda, poblado de idealistas que habían dejado atrás sus sueños de cambio social  profundo, suben al poder y abren incertidumbres de todo tipo.

Y viene la soledad, porque cuando Jacinto y Pilar leen los nombramientos de ministros, de secretarios de Estado, de directores generales, muchos de ellos en favor de antiguos extremistas que había que contener, se dan cuenta de la soledad que genera la pureza.

 

 

MUY PRONTO DE VENTA EN... LEIBROS EDITORIAL

 

CREO QUE TE BUSCO

 

GÉNERO: POESÍA

 

Contiene un conjunto de reflexiones poéticas que intantan ahondar en nuestras búsquedas interiores para lograr ese algo que sentimos nos falta.

 

EN LA VEJEZ

 

Si asoma a tu jardín en la penumbra

de los días frágiles

llegase a tu mirada mi recuerdo.

 

Si el rescoldo de aquellas llamas,

apagadas entre ruidos de cadenas

y el seco espanto de las rejas al cerrarse,

renaciera inesperado en ti

y tu ya debilitado cuerpo estremeciera.

 

Si cercano el designio de la muerte,

en la cama ensimismada,

te acosase lo imposible de otro impulso

como el de aquellos días de encendido aliento

y dudas plenas de asombro

ante la vida que se abría.

 

Si con dolor entonces reordases

los días en que parecías escaparte de tu sueño,

abrías los ojos,

tras los años inertes,

y volvían a ti los perdidos latidos.

 

Si llegado el momento de la entrega

pensases en mí

y perdido en el éter me sintieras.

 

Que el vacío no lacere tu existencia,

ni las lágrimas inunden tus precarias horas

de dolor inútil.

 

Porque en aquellos días

de miedo y fiebre

y sueños azulados de anochecer,

tuviste mi intensidad,

que te hizo dulce y grata,

te dejó mi huella y te dio el gozo

de sentirte.

 

En todas las librerías o a través de la editorial E. Proust

 

Click AQUÍ para obtener tu ejemplar

 

ENTREVISTA AL AUTOR

 

22/1/2020

 

Pinar Godoy es manchego, de Ciudad Real más concretamente. Cursó la carrera de Económicas y ha cursado un par posgrados en filología. Economista en la Administración Pública. Atesora un Máster en escritura creativa y en innovación editorial.  Ha realizado  talleres de escritura en Fuentetaja y el Círculo de Bellas Artes, Arteduna. Escribe novela, poesía y relato. Ha publicado “La Encrucijada de Octubre”, novela sobre los movimientos estudiantiles de finales de los sesenta y setenta, la “movida madrileña” y la Transición.  Una nueva edición de la novela, corregida y aumentada, se ha publicado recientemente con el título de “El Balcón del Palace”, por Editorial Leibros. Ha publicado, también, un poemario ·”Creo que te busco”, por Editorial Proust, sobre nuestras búsquedas interiores.

Ante nosotros tenemos una entrevista única a un escritor veterano del que no debemos de perder la pista:

 

J. Fersán

Andrés

Bienvenido a esta sección que crece semana tras semana.

Estoy encantado, gracias por la invitación.

La primera pregunta es obligada: ¿Cuál ha sido el último libro que has leído? 

“El Hombre del salto”,  de Don de Lillo. Una novela que trata sobre el atentado en Nueva York del 11 de septiembre de 2.001. Una lectura extraordinaria, de este genial novelista sobre cómo incide tal desastre en la vida de algunos pequeños núcleos familiares.

¿Y de algún escritor emergente?

 Acabo de leer “Asesinato involuntario”, de Adolfo Pascual Mendoza. Una historia policíaca muy bien escrita en la que se traza un cuadro del mundo de las comisarías y la delincuencia, desconocido por el gran público, pero muy presente en la vida de una gran ciudad como Madrid.

¿Te ha sorprendido gratamente este último?

No, porque sé que entre los escritores emergentes hay grandes valores y Adolfo es uno de ellos. Aunque no tengan la publicidad que merecen.

Estoy de acuerdo contigo, y con Adolfo mucho más. ¿Y el poemario que más te ha gustado de los que has leído?

A mí me gustan mucho los poemarios, y, desde luego, me han influido, Claudio Rodríguez, el que más. También Ángel González. Los del 27, claro, a todos. En fin son numerosos. Mi poemario, “Creo que te busco”, se lo dedico a Claudio Rodríguez, gran creador de universos.

¿Por qué te decidiste a escribir?

Para mí la narrativa sirve para contestar  a nuestras preguntas. Si quieres profundizar en algo que te inquieta, escribe. Además, deseo transmitir a otros la poesía. Es conocimiento del ser humano, en su interrelación con los demás. La poesía crea lenguaje y eso permite  abordar el misterio, lo invisible; ir más allá de la realidad figurativa. Ir más allá de la realidad para conocer mejor la realidad.

Qué maravilla. ¿Podemos decir que algún escritor/a te condicionó tanto como para que dieras el salto?

Ninguno, escribir es una inquietud personal, un interés por la vida y el ser humano, con sus problemas, íntimos y sociales. La lectura de los grandes autores es que te forma y te transforma como escritor y como persona.

¿Cómo quién?

Muchos: Marcel Proust, Virginia Woolf, Carmen Martín Gaite, Faulkner… etcétera…

¿Por qué?

Te transforman. No eres el mismo después de leer a Marcel Proust, por ejemplo, que el que eras antes de emprender la lectura. Tal vez no te des cuenta, pero tu mente no es la misma.

El mejor libro que has leído en tu vida ha sido…

Son muchos, es difícil concretar.

Lo sé, pero intenta afinar.

Desde luego, el Quijote; luego tal vez “La Divina Comedia”, de Dante. Te quedas atónito ante la grandeza de estos hombres. Otros, no sé, “La señora  Dalloway”, de Virginia Woolf ; “El Ruido y la Furia” de William Faulkner…

¿Por qué te decidiste a participar en el proyecto de Sabesleer?

Porque hace una magnífica labor de difusión cultural y promoción de escritores.

Gracias por tus palabras, Andrés.

No hay porqué darlas, son la realidad.

¿Nos recomendarías a otros escritores que todavía piensan que un catálogo?

Claro que sí. Y recomiendo a los mencionados anteriormente, pero cada uno lee según sus inclinaciones.

¿Qué le preguntarías a tu entrevistador de hoy?

Si mis respuestas le parecen útiles para el lector.

Tus respuestas son tan útiles que aquí permanecerán por siempre. ¿Qué nos puedes contar de “El balcón del Palace”, una edición corregida y aumentada de “La encrucijada de octubre”?

Pues que es novela histórica y que gustará muchísimo. Se refiere a la tarde-noche, del 28 de octubre de 1.982 en la que desde una ventana del Hotel Palace los dirigentes socialistas saludaron a la multitud allí congregada para celebrar el triunfo en las elecciones. Hito histórico, ya que era la primera vez, desde la II República, que el centro izquierda subía al poder. La novela se sumerge en el proceso que condujo a esa noche; retrocede a  los movimientos estudiantiles de finales de los sesenta y setenta, da un salto a la Transición y la “movida madrileña”, y desemboca en esa noche en el Palace, que tantas expectativas abría en muchos.

¿Y de “Creo que te busco”?

Es cómo un librito de cabecera, que contiene  unos poemas relativos a nuestras búsquedas interiores. Vivimos, seamos conscientes o no, con muchas incertidumbres, sin conocernos interiormente. Este poemario pretende  aportar elementos para esa reflexión, bajo el signo de la estética consustancial a la poesía.

Apuntadas quedan. ¿Estás inmerso en una nueva publicación?

Sí.

¿Y qué nos puedes adelantar?

Pues que estoy ultimando otra novela que abordará el tema de nuestras  ambigüedades. Desarrolla una  trama de acoso sexual y laboral. Liderazgos locales y desconciertos.

Qué maravilla, te seguiremos de cerca para saber más.

Gracias.

Si tuvieras una barita mágica con un solo deseo… ¿En qué la emplearías?

En que se lea más libros buenos, que no siempre son los que más se venden ni los que se premian. ¡Cuidado con los grandes premios, que tienen que recuperar el dinero que conceden! (Risas)

(Risas) ¿Qué es lo mejor  peor que te has encontrado en este mundo de las letras?

La complejidad del proceso de edición y distribución que hace tan difícil que el libro llegue a su lector potencial.

Y ahora que me he quedado atónito, con unas breves palabras, intenta definir lo que a continuación te propongo:

Redes sociales

Útiles, bien con cuidado

Escritores emergentes

Muchos de ellos son muy valiosos. Que perseveren

Sabesleer

Muy útil e interesante. Irá a más

Cultura literaria de este país

Debería incrementarse

Novela histórica

Una manera de contemplar el pasado desde la ficción. Junto a la Historia como ciencia hace que podamos comprender el presente, cuyo entendimiento en profundidad solo, es posible analizando el proceso que ha conducido a lo que vivimos.

Política

Una noble e imprescindible tarea que muchas veces se prostituye

Ficción

El ensayo puesto en pie: Humanizado introduciendo las pasiones

Ego

Algo natural e imprescindible que hay que limar para que no se desorbite

Andrés Pinar Godoy

Un indagador del ser humano y del contexto en que vive. Un buscador de estética como ennoblecimiento del ser

Poesía

Creación de lenguaje para penetrar en el misterio, en lo invisible, pero existente

España

Un  bello país, con la riqueza de la diversidad y la pluralidad, con mucha gente atravesada, desgraciadamente, por graves problemas.

Qué maravilla. ¿Tiene techo Andrés Pinar Godoy?

No, no hay que fijarse techo. Hay que estar constantemente mejorando o intentándolo, al menos.

¿Qué le dirías a la gente que nos está leyendo en estos momentos y que no termina de apostar por las obras del catálogo de Sabesleer?

Que busque en él, seguro que hay libros que le van a  gustar e interesar.

¿Qué esperas del futuro?

Abrirme camino. Lo mejor en todos los órdenes.

¿Y estás contento con tu pasado?

Mi pasado, como el de todos, tiene luces y sombras. Yo he tenido la suerte infinita de poder acceder a la universidad siendo hijo de un obrero. Muy agradecido a mis padres y a mi maestro de primaria, que confió en mí. La vida es un acúmulo  inestimable de experiencias que  nos forman y enseñan, si sabemos extraer de ellas la sabiduría que encierran.

¿Cómo sería tu vida sin literatura?

No la concibo. La literatura es vida, es enriquecimiento, profundización, belleza. Sin ella, la vida, la mía y la de todos, tendría menos calidad.

¿Qué pregunta lanzarías a nuestros lectores?

¿Qué buscáis en la lectura, entretenimiento superfluo o disfrutar del placer intelectual de los buenos libros, de la comprensión del mundo?

¿Qué género literario no te gusta nada en absoluto?

Ninguno, no descarto ninguno

¿Crees en los Reyes Magos?

Claro, me regalan libros todos los años. ¿Cómo no voy a creer?

¿Qué Rey Mago serías?

Cualquiera, todos son estupendos.

Es una verdadera lástima, pero hemos de ir concluyendo… ¿Qué pregunta lanzarías a nuestros lectores?

¿He contribuido a aclarar algo?

Ahí queda esa cuestión para que nuestros amigos reflexionen. Te agradezco de corazón que me hayas invitado a este delicioso café, el siguiente correrá de mi cuenta... ¡Prometido!

Ha sido, y será un placer.

Esperamos que nos visites próximamente.

Muchas gracias.

Un abrazo.

 

CLICK AQUÍ PARA VER FICHA DEL AUTOR