Gudea de Lagash

"La JUVENTUD no es un tiempo de la vida; es un estado del ESPÍRITU"

ENTREVISTA EN

11:11 LA HORA MAESTRA

 

Click AQUÍ para ver y escuchar

Posts de la autora

La sombra del Egombe Egombe

GÉNERO: BIOGRAFÍA NOVELADA

La Sombra del Egombe Egombe( el árbol que da sombra, en lengua “fang”), es una historia real como la vida misma, aunque a veces pueda parecerte irreal, con ella queda saldada la deuda que yo tenía con mi familia y con los españoles que vivieron y dejaron parte de sus vidas en la antigua Guinea Española, (hoy Guinea Ecuatorial).Transcurre a caballo de La Guerra Civil y el tiempo gris de la posguerra, hasta la independencia de esa tierra africana que me vio nacer y crecer ( 1936- 1968).
    Las peripecias de la familia Camaró, una familia normal y corriente, te dejará huella. Sus personajes: Ojos de Gato, la Escopetilla, Sara, Salvador, Tatineta, “la niña blanca Gelinda”, Pantaleón y tantos y tantos otros, se quedarán para siempre en tu memoria. Los avatares de la guerra, el amor, el humor, las sonrisas y las lágrimas, junto a  la magia y la superchería, salpican las páginas de este libro que sé te va a gustar.
¡Gracias por leerme!
 
 
 

La escribidora

GÉNERO: RELATOS

 

Para ti, que lees, te dejo esta serie de relatos cortos que durante un tiempo han dormido en un cajón junto al ordenador  y que hoy he querido despertar. Algunos de los relatos que encierra La Escribidora, son fruto de la imaginación de mi neurona y otros confidencias de mesa y café, “con luz verde” para poder publicarlos:

 Y lo que una disfruta caminando por la orilla de la playa con esas patitas que Dios le dio…

Para no olvidarme de la Gran dama, que se funde en un abrazo con las aguas del Huanghú. Aguas que arrastran historias, leyendas, secretos de ajustes de cuentas…

Apostada bajo la farola que iluminaba el Buda café, un night club de carretera, la bella rubia desmelenada, de labios rojos siliconados y pechos gordos del mejor plástico…

El botón de tu camisa. Hoy me he quedado mirando el botón de tu camisa; de esa camisa de rayas turquesas, blancas y añiles, tan pequeño, tan redondo, tan coqueto y juguetón como el lunar que ronea al principio del sendero, de ese hueco de tu pecho…

Y muchos más, junto a un pequeño comic de un cuento africano de la tierra que me vio nacer y unas bellas ilustraciones, que abren cada uno de esos relatos.

 

Click AQUÍ para adquirir tu ejemplar

 

o AQUÍ

Entrevista a la autora

21/4/18

 

Siempre ha dicho que “es una niña de la posguerra pero sin posguerra”, por haber pasado su infancia y adolescencia lejos de las penurias que conlleva ese “después”. Nació en Guinea Española (hoy Guinea Ecuatorial) en esas tierras de África en donde, por aquel entonces, nunca llegó el jinete del hambre. Hija, nieta y bisnieta de militar, aprendió a ser trashumante dejando a un lado sus raíces a cambio de una mente abierta y el titulo honorifico de “Ciudadana del Mundo”.

Afirma la autora, que “la infancia y la adolescencia imprimen el carácter de la persona” y lo cree así  porque ese periodo  fue un cuento de hadas, logrando ver la vida con optimismo. “Lidio el toro de la fatalidad cuando me viene de frente y lo lidio como puedo - nos dice - y tras la lucha saco siempre lo bueno, aunque tenga el tamaño de un grano de mostaza”. Sin falsas modestias se define como un ser generoso y amable, con un  arma de seducción: la palabra, con la que engancha a la gente, con lo que dice y como lo dice.

La familia, la pluma, las motos y los amigos, son el eje de su vida. Le gustan los retos y no soporta la rutina. Valora el buen vino y una copa de champan. Le encanta el chocolate amargo y la Coca Cola; las plantas, la pintura y la decoración. Odia la plancha, la cocina y no sabe coser un botón. Cinéfila hasta la médula y melómana incontrolable. Ha subido en globo, se ha tirado en paracaídas, y colaboró durante un tiempo, en una radio del mar Menor, con “El Sillón de los Relatos”. “Me gusta más un micrófono que un helado de avellana”- Comenta.

Estudió Historia por la UNED y de esos años nos cuenta, que tuvo el privilegio de participar, siempre como voluntaria, y bajo la batuta de su tutora la arqueóloga Mari Carmen Berrocal, en las excavaciones del Teatro Romano de Cartagena y en Ceuta, durante la primera etapa de La Puerta Califal y la cueva de Benzú, con su gran amigo Fernando Villada, arqueólogo de la ciudad.

En cuanto a mis libros- nos dice -, La Sombra del Egombe Egombe se llevó casi cinco años de mi vida. Entre sus páginas encontraréis un puñado de lágrimas y puñado y medio de risas y sonrisas. Centrada en África, esta biografía novelada comienza con La Guerra Civil Española (1936) y acaba con la independencia de la tierra que la vio nacer (1968). La Escribidora (los relatos dormidos), es un libro escrito al alimón por Gudea de Lagash y Ederlinda Fuentes Cuarenta y seis relatos cortos y un pequeño cuento africano, que durmieron en un cajón, junto al ordenador durante largo tiempo.

 

J. Fersán

Gudea

 

Hola querida amiga.

¡Hola Jesús! Me parece que no sabes, que te llamas como mi hijo mayor ¡Lo bueno abunda!

Fíjate si habremos charlado veces en estos meses que nos conocemos, pero me entero hoy… (Risas)

(Guiño)

Bienvenida a esta sección, que tan bien conoces…

Todo un placer y lo sabes, compartir un ratito entretenido contigo y con l@s leyentes, que se asomen por este rincón, por el que han pasado y seguirán pasando, compañer@s de buena pluma y mejor calidad humana. Confío en que el Santo Job l@s colme de paciencia.

¿Cuál ha sido el último libro que has leído?

“Los Años con Laura Díaz”, de Carlos Fuentes, un escritor mejicano de los de descubrirse el sombrero. La novela transcurre en  mitad de un país convulso, Méjico. Hay una saga familiar con una protagonista principal, cuya vida se entremezcla con las de Frida Kahlo y su marido Diego Rivera. No cuento nada más para no hacer… ¿cómo se dice ahora spoiler?

Spoiler, sí.

Pues no puedo decir nada más.

(Risas) ¿Y de algún escritor emergente o novel?

“La Cara Oculta del Óbolo”, de Hector Bastida, un autor muy joven, que ahora acaba de publicar su segunda novela: “El Barranco de los Espectros”. Su espacio es la novela negra y de misterio.

¿Te ha sorprendido gratamente esta última?

Reconozco que no soy asidua a este tipo de lectura, pero el autor me cautivó cuando nos conocimos, en una feria del libro y la novela me engancho desde el primer capítulo. Tiene todos los ingredientes que necesita para atraer a los amantes del género.

¿Cuándo te picó el gusanillo para empezar a escribir?

(Risas) Me río porque si me llega a picar el gusanillo, seguramente no estaría ahora aquí. Es lo que tiene haber aprendido a leer y a escribir en mitad del corazón de la selva africana. Mi padre me enseñó a los cinco años, entre lianas, ceibas y un montón de animalitos, no precisamente amigables. Desde entonces me como los libros, y parafraseando a una buena amiga también adicta a la pluma, “vomito palabras”, porque según ella, no me quedo nunca en blanco ¡Craso error!

¿Tuviste alguna influencia que nos quisieras destacar?

Rotundamente mi padre. Su padre era un caravinero con cinco hijos a los que había que dar de comer y no había dinero para libros, así que entre los que le dejaba el cura y los que le prestaba el niño rico del pueblo, a cambio de hacerle los deberes, se leyó a Salgarí, Verne, Edmondo de Amici  y todos los periódicos antediluvianos que llegaban a la aldea.  Cuando llegaba la hora de dormir, no apagaba la vela, sino que la dejaba en el suelo y se ponía a leer tapándose con la manta para que no se diera cuenta su madre de que gastaba la vela “con alegría” (Risas)

¿El mejor libro que ha leído Gudea en su vida ha sido?

He leído muchos que me han dejado huella: Cortázar, Galeano, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Allende… pero sin dudarlo: Cien Años de Soledad, de ese escritor de culto como es  Don Gabriel. Me apasiona los escritores latinoamericanos. La musicalidad de las palabras; esas palabras que con frecuencia para nosotros están en desuso, o son autóctonas del país.  

¿Por qué?

No sabría explicarlo… Su forma de contar…Sientes con él, ríes con él. Te transporta al mundo que describe en sus historias: El coronel no tiene quien le escriba, Los funerales de la Mamá grande, El amor en los tiempos del cólera, memorias de mis putas tristes...  No voy a seguir porque tod@s sabemos de sus obras. ¡Es el Gran Maestre del Realismo Mágico! y una tiene debilidad por ese movimiento literario.

¿Por qué Gudea de Lagash?

¿Por qué no?

(Risas) También es verdad…

Nadie mejor que el príncipe de Lagash, III dinastía de UR de Mesopotamia,  para abanderar a esta autora emergente. Me explico: Gudea de Lagash no ha pasado a la historia precisamente por sus batallas. Lo que hace que sea  realmente especial, es su amor por la cultura. Liberó a sus esclavos y les enseñó a leer y a escribir. Protegió a las viudas y perdonó a los pobres sus deudas. Fue un dirigente totalmente atípico, no olvidemos que estamos hablando del III milenio a.d.C.

Háblanos un poco de “La sombra del Egombe Egombe”.

“La Sombra del Egombe Egombe”, como ya he dicho en más de una ocasión,  es una deuda de amor que tenía con los míos y con todas esas personas, que vivieron  y también  murieron en esa tierra, que una vez fue de España y que no es otra que Guinea Española – hoy Guinea Ecuatorial - . Son seiscientas páginas que se llevaron casi cinco años de mi vida. La Guerra Civil Española, la durísima posguerra y la magia de áfrica, se describen en dos partes bien definidas: lo que me contaron, aquí me apoyo en las memorias de mi padre Ángel Fuentes, al que yo llamo “Ojos de Gato” y  lo que viví. Mi mayor preocupación era “pasar sin herir los sentimientos de nadie”, porque la historia está inmersa en el tiempo del general Franco y fue un gran alivio para esta autora, comprobar que había pasado la prueba de fuego. Lo cierto es que a estas alturas y con la diversidad de opiniones que le han llovido al libro, no sé muy bien como calificarla, así que apoyándome en una leyente durísima a la hora de hacer sus críticas literarias, dejaré aquí su alegato final:   

Difícil me resulta calificar La Sombra del Egombe Egombe, podría decirse que es una biografía, o un libro de viajes, incluso una novela costumbrista. Nos quedaremos con la idea de que se trata de una obra poliédrica, como su autora, y que nos cautivará desde la primera página hasta el final.

Pilar Álvarez Álvarez

Y otro tanto de “La escribidora”.

Te contesto con esta otra reflexión de la misma leyente:

 Este es un libro, aparentemente sencillo, pero que contiene tantos espacios de reflexión para el lector, que pueden hacerle conocer realidades a veces insospechadas.
Podremos así, conocer historias de amor o desamor; acompañaremos a Lola en el dolor incurable por la pérdida de un hijo o descubriremos una de las frases más brillantes que yo he leído en los últimos tiempos, porque, como ella, yo también a veces me hago unos largos en la piscina de mí memoria.

¿Tienes algún proyecto de futuro que nos puedas adelantar?

Ahora mismo ando muy metida en mi página web www.laisladelasorquideas.com La tenía perdida entre trastos viejos y legajos a medio desempolvar y gracias a Pedro Araque, tengo que decirlo, ha vuelto a la vida. Una no sabe si acabará muriendo en el intento de aprender los entresijos de la web y si el señor Araque vivirá para contarlo, al acabar tan ardua labor (Risas) Y bueno, hay una novela a medio escribir en un cajón junto al ordenador ¿Quién no tiene una?

¿Qué opinas de las redes sociales?

Que son una esclavitud y que con toda sinceridad  te diré que hoy por hoy ando en ellas por este vicio de escribir que me está matando (Risas), ten en cuenta que una anda zascandileando por esos lares desde que tú eras un chaval.

¿Y de que cada autor emergente o novel tenga que dedicar tanto tiempo en todos los canales para darse a conocer?

Pues que es lo que nos toca a las plumas humildes como la mía, si queremos que algún dios del Olimpo del mundo de la literatura, le dé por leer algo de lo que nuestras buenas plumas ¿por qué no?, dejan por aquí.  También he de decir que gracias a la indiferencia de esos dioses del Olimpo, he tenido la grandísima suerte de cruzarme con movimientos y plataformas como la de Sabes Leer, en la que estoy encantada por su buen hacer y su calor humano.

¿Crees que has nacido con estrella?

Lo creo.

¿Qué has deseado toda tu vida?

Que me quieran.

Pues lo estás consiguiendo…

Gracias.

¿Tu recuerdo más triste?

Tengo varios.

¿Y el más alegre?

¡Gracias a Dios no caben en quince gigas!

¿Qué es lo que no soportas?

¡La traición!

Aquí estoy contigo de nuevo. ¿Por qué te decidiste a participar en el proyecto de Sabesleer?

Como ya te  he dicho antes, a los escritores emergentes nos quedan las redes sociales para darnos a conocer, ahora bien,  no todos los movimientos o plataformas, como quieras llamarlo, son serias y con ganas de hacer las cosas bien.  Sabes Leer cumple esos requisitos  y más, por no hablar del calor humano que se genera entre los componentes del grupo. Aquí he conocido a gente maravillosa, entre los que os encontráis Jessica y tú. Compartimos penas y alegrías entre todo@s y eso es algo que no tiene precio. He llegado a quereros como si os conociera de toda la vida. Me siento muy cómoda en nuestro mundo virtual en donde cada un@ de nosotr@s aportamos nuestro granito de arena, aunque una aporte poco porque es una negada, casi para todo.

¿Qué le preguntarías a tu entrevistador de hoy?

Pues, que de dónde sacas tanta energía para continuar con el trabajo bien hecho en SabesLeer.

De veros a todos los autores con esa sonrisa, los comentarios privados que escribís en mi bandeja de entrada y de, sobre todas las cosas, mi mujer y mi hijo.

Jessy y el peque Erik son buenos compañeros de viaje...

Los mejores...  Y al escritor que más te ha gustado de todos los tiempos, ¿qué le preguntarías?

Don Gabriel ¿sabía usted que mis hijos le llamaban  también “Papalelo” a su abuelo, como usted al suyo? ¡Casualidades de la vida!

¿Por qué debemos de apostar por la lectura de escritores emergentes e intercalar con Bestsellers?

Porque los brahmanes de la literatura, no  deberían copar el mundo de los lectores. Pero si lo miramos bien, no son ellos los culpables, sino las grandes editoriales y los medios de comunicación, que solo apuestan por ellos. Seguiremos tod@s en la lucha por los siglos de los siglos, aunque ellos no quieran, mientras tengamos algo que decir.

Seguiremos, querida Gudea… Es una lástima, pero esta sección, como todo en la vida, tiene un inicio y un ocaso…

¿Ya?

(Risas) Te paso la pregunta que dejó para ti nuestro querido Juanma de los Santos: ¿Qué pasaje de tu vida te gustaría leer en un libro?

Querido Juanma, estas pregunta la tengo muy clara: todo lo que sentí y viví, durante los casi cinco años que me llevó escribir “La Sombra del Egombe Egombe”.

¿Y la cuestión que dejas a nuestr@ próxim@ invitad@?

¿Cuál sería tu precio por llegar a lo más alto con tu pluma?

Pues hasta aquí la entrevista de esta semana. Espero que os haya gustado tanto como a nosotros. Gudea, el futuro está a tus pies y seguro que todos los retos que te has marcado llegarán a verse reflejados.

Yo soy muy feliz, y espero que nuestr@s lectores consideren apostar por nosotr@s para que esa felicidad sea recíproca.

Un beso muy grande de parte de toda la familia de Sabesleer.

Un besazo que dure toda la eternidad.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

 

M. A. Álvarez

J. D. Martín

Ricardo García-Aranda

Ana Arrazola

Alberto Giménez

J.Fersán

Mónica Molner

Greg A. Oslo

José F. Sastre

J.E.M. Celeste

Fran Pahino

Ignacio León

Alicia San Miguel

Fernando Cotta

Pierre Monteagudo

Leticia Meroño

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Gudea de Lagash

Eduardo Acevedo

Tony Jiménez

Rubén de Íscar

Tamara López

Juanma de los Santos

Pedro Saugar

María José Rodríguez

Salva R. Moya

Toni Delgado

Isabel Albella

Daniel Velarde

Enrique E. de Nicolás

Elisabeth Deveraux

Andrés Pinar Godoy

Rubén Hernández

Gemma Herrero

Víctor M. Sanjurjo

ENTREVISTAS YA REALIZADAS:

 

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

Espido Freire

Ager Aguirre

Javier Penedo

J.E.M. Celeste

Teo Cardalda

Fernando Cotta

Luis Anguita Juega

Adolfo Pascual

Saleta Castro

Tony Jiménez

Juanma de los Santos

Gudea de Lagash

Daniel Velarde

Pierre Monteagudo

Toni Delgado

Isabel Albella

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© www.sabesleer.com