Víctor M. Sanjurjo

18/6/18

 

Dentro de "El Perfecto Ser Impefecto"

 

Empecé a leer de nuevo en mis ratos libres para tener mi mente ocupada, y un día, sin más, fui consciente de que ya no pensaba en el pasado, que tan solo vivía el presente, el día a día, y que no me importaba el futuro. Ese día fue el comienzo de mi nueva vida. Y empecé a reír de nuevo.
 

 

15/5/18

 

Cuando...

 

Cuando nadie me escucha le hablo al silencio… hablo a través de páginas en blanco que mi mente llena de tinta…

 

 

9/4/18

 

Cada vez que te pienso...


Cada vez que te pienso te echo de menos… el olor de tu cabello… el sabor de tu piel… la tersura de tu contacto… cada vez que te pienso mi mente llora tu ausencia… y no son pocas veces las que pienso en tí…

Acostumbrado a mi soledad has entrado en mi vida haciendo retumbar los ecos de la nostalgia… trastocando mi mundo de oscuridad y de tinieblas… has roto esa soledad que tanto me ha costado construir… mi mundo… y sin querer hacerlo lo hago… te echo de menos…

Echo de menos tus caricias y tus abrazos… tus besos… el contacto de tu piel… echo de menos nuestros susurros en mitad de la noche y tus risas… tus ojos mirándome llenos de deseo… tu cuerpo pidiendo el mío… lo echo de menos si… tu compañía… sí, lo pienso y te echo de menos…

Cuento los días y las horas para que vuelvas a mí… las noches se me hacen eternas sin tí… busco distracciones alternativas pero nada es comparable a tu compañía… a como tú me haces sentir…

Tengo miedo de que tan solo todo sea una utopía propia del anhelo… que se convierta en un mal sueño… que los ángeles del infierno retornen a mi vida… volver a padecer un gran sufrimiento… tengo miedo a que todo esto no sea verdad… pero ahora que has entrado en mi vida y no estás aquí… te echo de menos… quiero que vuelvas a mí… te echo de menos, si…

 

 

25/3/18

 

Escribo

 

Escribo al amor desde el desamor...
a la alegría desde la tristeza...
a la esperanza desde la desilusión...
Mi corazón, llora en silencio.

 

 

6/3/18

 

Lluvia

Estaba sumergido en un sueño tranquilo… un tic tac en el tejado me despertó, llovía… en plena noche el resonar de las gotas de lluvia retumbaban plácidamente en mi ventana… entonces me acordé de ella… a ella la tranquilizaba la lluvia… con la lluvia podía dormir… podía arañar esas horas al sueño que tanto le costaba conciliar… la verdad es que aquel tintineo, aquella melodía, era la banda sonora perfecta para acompañarte a un sereno sueño…
Me levanté ilusionado, como un niño la noche de reyes… quería guardarle un poco de aquel sonido… donde ella se hallaba, casi en las áridas tierras del desierto, apenas llovía… quería que aquel repiqueo de mi ventana… aquel sonido de serenidad en mi tejado… lo oyeran también sus oídos…
Abrí la ventana y un aire invernal entró en mi habitación apagando las velas… todas menos una… la llama tenía suficiente luz para acompañarme en el viaje… cogí el respaldo de una silla y trepé por la ventana hasta alcanzar el tejado… las gotas comenzaban a empapar mi rostro… las imaginé suaves caricias como las de sus manos en mi cara… mi cuerpo desnudo se estremecía en el frío de la noche mientras el agua me rociaba… pero no me importaba… quería atrapar el sonido de la lluvia para ella… para que pudiese dormir apaciblemente en sus noches de desasosiego…
Comencé un baile tribal en el tejado, trataba de atrapar las gotas con mis manos… la noche estaba oscura… el agua que corría tejado abajo reflejaba la danza de la vela acompañando el mío… pensé en abandonar la misión por la imposibilidad de retener el sonido en mis manos… pero no… quería que ella lo poseyera… que sus oídos noctámbulos descansaran con aquella bella melodía… con esa armonía en la que hallaba tranquilidad…
Seguí corriendo estremecido y desnudo por el tejado… persiguiendo aquel sonido… aquel sueño… intentando dar caza a las gotas con mis manos… para llevarle la lluvia a sus noches…
Entre las grises nubes que cubrían el cielo comenzó a verse un pequeño brillo… las nubes se apartaban y daban paso al color blanquecino de la luna… la luna iluminaba la noche… la luz de la vela pasaba desapercibida con aquel destello en el cielo… la lluvia amainaba y no había conseguido atrapar ni una sola gota de aquel sonido… la frustración asomaba en mis ojos, me senté asolado en el tejado… despavorido por mi fracaso…
Compungido regresé a mi cama… en mis ojos tristes… casi encharcados en lágrimas… se volvía a reflejar la luz de la vela que parpadeaba en mi habitación… hasta que se me cerraron y dormí en silencio… sin tintineo… sin melodía… como dormía ella…
Al despertar por la mañana, a mi lado sobre la cama, sobre mi almohada… había dos frasquitos diminutos… uno contenía un susurro… el susurro decía: “gracias mi amor porque se lo que has hecho esta noche por mí… gracias por querer desterrar mi silencio…” en el otro frasquito había una lágrima… una la lágrima de sus ojos… una lágrima de alegría… una lágrima del recuerdo de una noche… una noche en la que trate de regalarle el cielo… de regalarle su sueño… y sin sonido… sin su lluvia… por aquel baile desnudo sobre el tejado… ella consiguió dormir tranquila cada noche con el recuerdo de otra lágrima de mis ojos sobre su mesita… que la tranquilizaba… porque sabía que yo estaba con ella…

 

 

27/2/18

 

Cuando abrió los ojos creó su mundo...

Cuando abrió los ojos, creó el mundo. Vio que todo era perfecto. Los volvió a cerrar, creyó estar soñando y prefirió seguir durmiendo, algo perfecto no podía ser real.
Cuando despertó por la mañana se sintió solo. Solo y triste en un mundo que se le antojó irreal. Salió a caminar y a recorrer senderos que no lo llevarían a ninguna parte. El cansancio hizo mella en su cuerpo, se sentó en el suelo con las piernas cruzadas, cabizbajo. Suspiró. La decepción del mundo que lo rodeaba no le permitió continuar su camino. Levantó la cabeza y fijó su vista en el infinito. Por un momento le pareció algo inalcanzable, hermoso como nunca antes lo había visto, pero lejos de ser tangible. Ni yo mismo, que soy testigo de su existencia, sabría decir el tiempo que allí permaneció sentado, mirando a la nada, decepcionado.
Pasaban las horas y allí seguía, inmóvil. No tenía fuerzas ni ganas de continuar. Decidió esperar, sentado, a que llegara la muerte. Cerrar los ojos sería la solución a su problema, soñar le resultaba más fácil que vivir. Al menos que vivir en ese mundo que no le gustaba.
Cansado de esperar y que nada ocurriese, sus parpados empezaron a cerrarse poco a poco. Una suave brisa le acarició la cara obligándolo a despertar. Contempló de nuevo el horizonte donde creyó ver letras. Letras bailando sin ritmo, sin sentido. Se frotó los ojos con el dorso de la mano y prestó más atención. Estiró sus dedos tratando de alcanzarlas con la punta. Con los movimientos de las yemas comenzó a darles forma, a formar hermosas palabras unas detrás de otras. Y así, sin más complicaciones, consiguió crearse un mundo a su medida en el que podría ser él mismo. Un mundo de letras, palabras y literatura. Un mundo en el que él era el dueño y señor, en el que la tristeza y la desesperación eran tan buenos amigos como la lujuria o el amor. Jugaba a enlazar letras y engazar palabras. Escribía textos y poemas. Las letras eran su mundo, su desahogo. Eran sus amigas. Y en ese momento, con una pequeña sonrisa en sus labios, supo que jamás volvería a estar solo.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

 

Daniel Velarde

Elisabeth Deveraux

Andrés Pinar

Rubén Hernández

Gemma Herrero

Víctor M. Sanjurjo

M. A. Álvarez

J. D. Martín

Ricardo García Aranda

Ana Arrazola

J.Fersán

Mónica Molner

Greg A. Oslo

José F. Sastre

J.E.M. Celeste

Fran Pahino

Fernando Cotta

Pierre Monteagudo

Leticia Meroño

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Gudea de Lagash

Eduardo Acevedo

Tony Jiménez

Rubén de Íscar

Tamara López

Juanma de los Santos

Pedro Saugar

María José Rodríguez

Salva R. Moya

Toni Delgado

Isabel Albella

 

 ENTREVISTAS

ILUSTRES

VENIDERAS:

EVA ISANTA

Aztriz

JORGE ALBI

Periodista, experto musical

NAYANESH AYMAN

Luchador de K1

RAQUEL MARTOS

Periodista y escritora

SANTI RODRIGUEZ

Actor y monologuista

PEDRO GARDNER

Actor y escritor

NACHO ABAD

Periodista y escritor

JAVIER OJEDA

Vocalista de Danza Invisible

PEDRO ARAQUE

Periodista

ANTONIO DELGADO

Colaborador de radio

MUCHOS MÁS...

 

ENTREVISTAS YA REALIZADAS:

 

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

Espido Freire

Ager Aguirre

Javier Penedo

J.E.M. Celeste

Teo Cardalda

Fernando Cotta

Luis Anguita Juega

Adolfo Pascual

Saleta Castro

Tony Jiménez

Juanma de los Santos

Gudea de Lagash

Daniel Velarde

Pierre Monteagudo

Toni Delgado

Isabel Albella

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© www.sabesleer.com