www.sabesleer.com
www.sabesleer.com

Gudea de Lagash

13/2/18

 

Y Se Fueron

Se fueron juntos a vivir, lo que tuvieran que vivir, una mañana de abril llevando en la mochila él: una foto de su madre, del padre no valía la pena, un llavero del Madrid, cuatro condones y un paquete de Maltesers entre un par de mudas y un cepillo de dientes cansado de su trabajo y a punto de su jubilación. Y ella se fue con él para vivir lo que la vida y las ganas de vivir le depararan, con su historia metida en una maleta pequeña de plástico de un rojo cereza, a la que aún no le había quitado ni la etiqueta del precio,”diez euros” marcaba. Los diez que había tomado prestado del monedero de su madre, porque padre no tenía, o al menos ella no lo conocía, con la promesa de reponerlos algún día no muy lejano en el calendario. Y en esa caja de plástico de ruedas pequeñas y endebles guardó, antes de dejar la casa que la vio crecer y a la madre que la parió, un pequeño oso de peluche despeluchado y cabeza de goma cuarteada y pegajosa por los cambios de tiempo, a lo largo del tiempo; dos “Princesas” de color turquesa, un paquete de compresas para esos “días” tan nuevos para ella y algunos afeites que su ego adolescente creía necesitar para” gustarle más”, sin darse cuenta de que a esa piel lozana, prieta, y tan llena de ganas de todo, ni falta que le hacía cargar con los afeites. Pero la chiquilla tenia disculpa porque nadie le explicó nunca,que los ungüentos y todo ese mundo de perlas negras, rosas o champán era solo necesario para la carne que ha perdido su jardín de primavera y solo le queda el de invierno. Un Campoamor de piel gastada con la hoja marcada en”Quien supiera escribir”, que un día perteneció a su abuela, o eso le contó más de una vez su madre, al arroparla tras un largo día de trabajo en el “Comer Bien”; el burguer enclavado al otro lado del río cerca del “barrio chino”, eran todos sus poderes; eso y los cuatro billetes que había ahorrado por obra y milagro de cambiar el autobús cotidiano que la llevaba de la casa al instituto y del instituto a casa, por ese “coche de San Fernando”, el de”un ratito a pie y otro andando”, y ese chicle ensalivado a falta del sandwich de la mañana.
Se fueron juntos a vivir una mañana de abril, con lluvia de regadera y olor a tierra mojada. Se fueron juntos con la ilusión de llegar al borde del arcoiris y para eso cogieron ese coche de “un ratito a pie y otro andando”, un par de chicles y una gran provisión de sueños e ilusiones, por si acaso “las vacas flacas” aunque no les importaba el”contigo pan y cebolla”.
Se fueron juntos a vivir lo que tuvieran que vivir ¡ y lo vivieron!

 

12/2/18

 

Se fueron juntos a vivir...

Se fueron juntos a vivir, lo que tuvieran que vivir, una mañana de abril llevando en la mochila él: una foto de su madre, del padre no valía la pena, un llavero del Madrid, cuatro condones y un paquete de Maltesers entre un par de mudas y un cepillo de dientes cansado de su trabajo y a punto de su jubilación. Y ella se fue con él para vivir lo que la vida y las ganas de vivir le depararan, con su historia metida en una maleta pequeña de plástico de un rojo cereza, a la que aún no le había quitado ni la etiqueta del precio,”diez euros” marcaba. Los diez que había tomado prestado del monedero de su madre, porque padre no tenía, o al menos ella no lo conocía, con la promesa de reponerlos algún día no muy lejano en el calendario. Y en esa caja de plástico de ruedas pequeñas y endebles guardó, antes de dejar la casa que la vio crecer y a la madre que la parió, un pequeño oso de peluche despeluchado y cabeza de goma cuarteada y pegajosa por los cambios de tiempo, a lo largo del tiempo; dos “Princesas” de color turquesa, un paquete de compresas para esos “días” tan nuevos para ella y algunos afeites que su ego adolescente creía necesitar para” gustarle más”, sin darse cuenta de que a esa piel lozana, prieta, y tan llena de ganas de todo, ni falta que le hacía cargar con los afeites. Pero la chiquilla tenia disculpa porque nadie le explicó nunca,que los ungüentos y todo ese mundo de perlas negras, rosas o champán era solo necesario para la carne que ha perdido su jardín de primavera y solo le queda el de invierno. Un Campoamor de piel gastada con la hoja marcada en”Quien supiera escribir”, que un día perteneció a su abuela, o eso le contó más de una vez su madre, al arroparla tras un largo día de trabajo en el “Comer Bien”; el burguer enclavado al otro lado del río cerca del “barrio chino”, eran todos sus poderes; eso y los cuatro billetes que había ahorrado por obra y milagro de cambiar el autobús cotidiano que la llevaba de la casa al instituto y del instituto a casa, por ese “coche de San Fernando”, el de”un ratito a pie y otro andando”, y ese chicle ensalivado a falta del sandwich de la mañana.
Se fueron juntos a vivir una mañana de abril, con lluvia de regadera y olor a tierra mojada. Se fueron juntos con la ilusión de llegar al borde del arcoiris y para eso cogieron ese coche de “un ratito a pie y otro andando”, un par de chicles y una gran provisión de sueños e ilusiones, por si acaso “las vacas flacas” aunque no les importaba el”contigo pan y cebolla”.
Se fueron juntos a vivir lo que tuvieran que vivir ¡ y lo vivieron!

 

25/1/18

 

y la distancia no es un puente abandonado...


Contigo aprendí que el amor puede anidar a mil kilómetros de ti. Que engancha tanto lo dejado en el teclado que no es preciso ni siquiera conocerse.
Contigo aprendí que la distancia no es un puente abandonado; que con la fuerza del deseo imaginas que ese ratón que sujetas con el hueco de tu mano, no es otra cosa que el hueco de la mía .
Con la fuerza del deseo… yo te siento susurrando las palabras que yo marco en el teclado.
Con la fuerza del deseo veo escritas, entre lineas, cada noche en la pantalla lo que tú quieres decirme sin que nadie se de cuenta. ¡Ay! de esos puntos, de esas comas , de esos puntos suspensivos diablillos de las letras que te cuentan… que me dicen, más que dejan a la vista de la gente.
Con el tiempo he aprendido a conocerte. He compartido contigo tus tristezas y tus risas; tus cambios de humor, amor.
Porque yo te quiero, porque tu me amas, porque te deseo y tu me devoras, en tus sueños claro, con ansia animal. Yo no quiero conocerte, tu a mi tampoco; eso espero. Solo quiero tus dedos en el teclado, tu mano en el ratón, tus ojos en la pantalla. Y el corazón…tú corazón, a mil kilómetros de mi.
Porque yo te quiero, porque tu me amas, porque me deseas y yo te devoro con ansia animal.
Y como todo, el deseo del teclado algún día pasará. Y lo sabré y lo sabrás por un punto o una coma, por los puntos suspensivos… porque no sigues el ritmo de lo que dejo colgado en mi blog, o el dichoso”caralibro” tan de hoy.
Yo te atraigo tú me atraes a través de la distancia y entre ratón y ratón. Es mejor no conocernos para así seguir soñando con tus ojos con mis manos, con tu boca, con mis ansias y las tuyas en la cama…
Contigo aprendí que la distancia no es un puente abandonado y que los sueños es mejor no despertarlos.
Contigo aprendí a conocerme y a sentirme una mujer llena de vida; la más bella entre las bellas, pues los sueños es mejor no despertarlos…
Contigo aprendí a dar un salto en el tiempo ya vivido y a mirarme en los espejos y ver la niña de ayer…
Contigo aprendí, que los problemas no lo son si estás conmigo en la distancia…
Contigo aprendí a verlo todo, envuelto en la primavera.
Contigo aprendí a ver la vida del color de un brote nuevo.
Contigo aprendí que las estrellas son candelas que ilumina nuestras noches y que la luna se las come a bocaditos.
Contigo aprendí a estar siempre enamorada…

 

10/1/18

 

Lady Caperuza Lady Papelina

Fantástica la vida.
Fantástico los sueños.
Fantástico el camino que tus pies comienzan a tejer.
Los sueños infantiles han dado un paso atrás.
Las muñecas, los juegos y el alma a rebosar de “porqués” con respuestas.
La luz del arcoiris.
La noche con estrellas y luna adormilada.
El cuento de la abuela, el cazador y el lobo.
La caperuza roja jugando con el viento.
La cesta con las tortas y la miel.
El ramillete alegre de la desobediencia:
-“No te enredes con flores. Sigue el sendero; no pares”.
Atrás quedan los sueños.
Los juegos infantiles.
El cuento de la nena y su capucha roja.
La luz del arcoirís ya no tiene color.
Un lobo disfrazado de oveja de redil,
se llevó tu inocencia y un “por qué” sin respuesta.
Hoy “Lady Caperuza” te he visto en La Gran Vía,
esquina el callejón de las muñecas rotas;de los sueños torcidos.
Zapatos de tacón, de plástico, amarillos.
Maquillaje barato.
Rouge de labios burdel.
Pinceladas de rimel al agua,
de unos ojos, que lloran sin llorar.
Me he parado un momento.
Y esos ojos dormidos me han mirado sin verme.
Flor de cocaina, de perfume barato.
De coches aparcados.
De colchón alquilado.
¿Que has hecho con tu vida?
Hoy Lady Caperuza, es Lady Papelina…
Y un “por qué” sin rerpuesta.
Y es Lady Papelina.

 


10/1/18

 

Y UNO Y DOS Y TRES!


Y uno y dos y tres
! Y el caracol del revés!
Y cuatro cinco y seis
! Arrebujarme en tus brazos y juega a hacerme feliz!
Y siete y ocho y nueve
!Tan fríos como la nieve son tus besos de papel!
Y diez…
Diez días para encontrarte.
Cinco para enamorarte.
Uno para decir ” hasta nunca” , a golpe de whatsapp, “güasap”.
Y … Uno, dos y tres, cuatro, cinco y seis.
El siete, el ocho y el nueve los sembré en una maceta, junto al romero y la albahaca,
que juegan en mi ventana al ” roneo” de su aroma.
Y el diez ! Ay el diez!
Diez batallas en la cama. Tú, sobre un campo de engaños.
Yo, sobre un monte de dudas y desengaños.
Y uno, dos y tres…
Te ha llegado mi “güasap”?

 


9/1/18

 

LOLA


Y hacía calor. Ni un alma en la plaza de la Golondrina Azul. Ni un alma a excepción de Lola, una mujer que rezumaba el deseo por todos los poros de su piel. Mujer de uno, madre de otro@s y abuela de sus niet@s, parecía mirar al mundo por encima del hombro aunque ese mundo a veces no estuviera a su alcance. A Lola le gustaba El Grano de Café. Le gustaba el café que Arnoldo le servía y sus ojos de gacela en celo, aunque sabía muy bien que ese celo no era por ella… Con la falda corta y el tacón alto, pisaba fuerte Lola por las calles de su barrio. Le gustaba jugar al juego del tonteo sabiendo que, no debia pasar de un par de achuchones y algún magreo que otro. Un marido ocupado en su trabajo y una apariencia de familia feliz, tal vez le bastaran para acallar los parloteos de las marujas del pueblo, pero no para apagar esas ansias de hembra madura e insatisfecha llamada Lola.
Llegó sudando a El Grano de Café, endonde cuatro parroquianos con demasiada querencia a la barra la miraron como si no hubiran visto nunca una mujer. Subiéndose la falda de manera estudiada y en su punto justo, se encaramó al taburete y tras cruzar las piernas le pidió a Arnoldo un cortado, que al verla le dedicó una sonrisa ovejuna y una caida de pestañas, aunque sabían los dos que no era por ella…
Y así ES Lola.
Esposa,
madre,
abuela.
Mirada altiva
y el deseo a flor de piel…
De tacón de aguja
y la falda corta.
Y el deseo a flor de piel…
Ay Lola, Lola…
Lola Lola…

 

 

7/1/18

 

‪ De tus errores y tus acierto, solo tú tienes la firma de autor @edercamaro 

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

 

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Gudea de Lagash

Tony Jiménez

Tamara López

Juanma de los Santos

María José Rodríguez

Toni Delgado

Salva R. Moya

Isabel Albella

Sergio Estévez

Daniel Velarde

Elisabeth Deveraux

Rubén Hernández

Gemma Herrero

Víctor M. Sanjurjo

M. A. Álvarez

J. D. Martín

Ana Arrazola

J.Fersán

Mónica Molner

José F. Sastre

J. E. M. Celeste

Fernando Cotta

Pierre Monteagudo

Leticia Meroño

 

 ENTREVISTAS

ILUSTRES

VENIDERAS:

 

LUIS ANGUITA

Fiscal y escritor

JORGE ALBI

Periodista, experto musical

SALETA CASTRO

Triatleta

NAYANESH AYMAN

Luchador de K1

RAQUEL MARTOS

Periodista y escritora

SANTI RODRIGUEZ

Actor y monologuista

PEDRO GARDNER

Actor y escritor

NACHO ABAD

Periodista y escritor

JAVIER OJEDA

Vocalista de Danza Invisible

PEDRO ARAQUE

Periodista

ANTONIO DELGADO

Colaborador de radio

MUCHOS MÁS...

 

ENTREVISTAS YA REALIZADAS:

 

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

Espido Freire

Ager Aguirre

Javier Penedo

J.E.M. Celeste

Teo Cardalda

Fernando Cotta

Versión para imprimirVersión para imprimir | Mapa del sitio
© www.sabesleer.com