Dra Molner

MENTES INTELIGENTES PARA MENTES QUE DEJARON DE SERLO

No deja de sorprenderme cada día que a mi pregunta sobre la fecha de la última regla, la usuaria necesite coger el móvil para decírmelo ¿de verdad? Me resulta más curioso todavía que ante una pareja que acuden por un problema de esterilidad, acaben recurriendo a la aplicación que les dice el día propicio para la fecundación. Entonces es cuando yo les planteo que, si el móvil les dice que ese día la fertilidad es máxima y resulta que él está con ciática ¿Te arriesgas a romperlo del todo? También cabe la posibilidad que la aplicación te diga que ese día no habrá suerte y os habéis ido de cenita romántica ¿Os vais a quedar sin el postre porque tu móvil lo diga?

Yo dejé de usar reloj hace 12 años, claro, hay trampa, puedo recurrir a los que en la calle nos dicen de paso la temperatura, o mirar en el móvil por si mi percepción falla. Con los teléfonos fijos podías comunicarte hasta con el enemigo, como el Gran Gila nos demostró. Tenías la intimidad del sofá de tu casa hasta que, entraba alguien en el salón y tenías que bajar tu volumen o cortar la conversación, ya que no molaba que tus hermanos empezaran a hacer la mona delante de ti. Otra opción de intimidad expuesta al resto del mundo, la teníamos con las cabinas que repartidas por la calle tragaban tus monedas al paso de tus palabras y a las que muchos cogimos miedo tras ver la peli con el Gran José Luis López Vázquez en su ataúd de cristal (“La cabina”). Entonces llegó aquel cuyo nombre debió ser para diferenciarlo claramente de su antecesor, con  la novedad, podías salir de casa y moverte allá por donde quisieras con tu móvil (siempre que hubiera cobertura). Además de  llamar a los contactos de los que ya ni te esforzabas en aprender los números, podía enviar mensajes de texto que fueron poco a poco siendo animados por tantos emoticonos que, sólo para elegir el adecuado, tardabas mucho más en escribirlo que en haber llevado a su casa una postal, las pobres que a duras penas persisten a pesar del whastapp.

Es muy triste que un “aparatito” sea capaz de anular conversaciones entre grupos de amigos sentados en el mismo banco, o de originar cementerios en salas de espera o en vagones. Tengo una teoría: Fueron introducidos como estrategia de  marcianos mucho más avanzados para provocar la atrofia cerebral de unos terrícolas que buscan en sus pantallas sus frecuencias cardíacas (lo fácil que es contar durante 15 segundos los pulsos de la carótida o la radial y multiplicar por 4 para obtenerlo y así activamos un poco la mente). Es desesperante que la pantalla asquerosa de tu coche pueda cambiar de ruta y llevarte a un campo de naranjos diferente de tu destino real. Es como lo de lanzar una llamada por el bluetooth a una sorda que en vez de conectarte con “Amparo Vida” te diga “llamando a Víctor”,  y acabe en discusión acalorada con un volante mientras imaginas a quien desde el coche de al lado sospecha algo sobre tu salud mental. Así que, o le incorporo un audífono al coche o tendré que vocalizar más a la próxima.

En fin, voy a poner el modo avión en mi móvil después de asegurarme que el despertador está listo a las 7.15 h para arrancar la mañana, sin que se me olvide en la mesita… ¿Qué haría yo sin él? Cuidado con los marcianos.

 

Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

 

CLICK AQUÍ PARA VER FICHA DE LA AUTORA 

 

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
Todavía no hay comentarios.

TROMBOSIS TWITTER

El pan en la farmacia y las trombosis en twiter.

 

Para comprar el mejor pan, el horno. También puedes conseguirlo de urgencia en una gasolinera, pero no habrá sido dorado durante toda la noche con mimo.

Si necesitas poner gasolina, no se te ocurre ir a la frutería. Si te encuentras mal o necesitas asesoramiento sobre tu salud, puedes ir al horno, a la frutería o a la farmacia. Total, que los médicos pasemos demasiadas horas de nuestra vida estudiando, da igual. En tiendas, autobuses o estando en la playa puedes escuchar pautas de tratamiento que distan mucho de los protocolos o recomendaciones de la OMS pero que le han ido muy bien a tu vecina y con eso vale.

En EEUU puedes comprar fármacos en supermercados, en nuestro país, por suerte, es en las farmacias donde se dispensan estos productos que van a, supuestamente, mejorarnos aunque para ello  tienen que ser ponderados los beneficios producidos con los posibles riesgos, y yo me pregunto, ¿Cómo es posible que antibióticos o anticonceptivos pueden adquirirse sin receta médica?, en teoría para los primeros es imprescindible, para los segundos, no.                                                                                                                                   Dada la variedad de anticonceptivos existentes y lo diversas que somos las mujeres, es necesario estar bien asesoradas porque, por ahora, ellos se libran de tomar nada y sólo tienen que ponerse el condón para evitar las infecciones de transmisión sexual además del embarazo.

 En la farmacia no te van a preguntar si eres fumadora o si en tu familia ha habido algún caso de trombosis, tampoco te van a tomar la tensión ni a calcular tu Índice de Masa Corporal antes de recomendarte una píldora u otra, y sí, es verdad que pueden aumentar el riesgo de trombosis, pero no mucho más que en una mujer no usuaria de anticoncepción. También es verdad que, como cualquier medicamento, puede tener contraindicaciones que el farmacéutico desconozca.

En octubre 2.013 las Agencias Española y Europea de Medicamentos hicieron una revisión de la posible implicación de los anticonceptivos hormonales combinados (estrógenos y gestágenos) con los tromboembolismos y el resultado no fue tan alarmante como algunos creían: Por un lado, la dosis de estrógenos utilizadas actualmente no implican los riesgos que sí tenían las primeras comercializadas en los años 60. En cuanto al gestágeno utilizado, la incidencia estimada por cada 10.000 mujeres durante un año de uso varía entre los 5-7 casos con Levonorgestrel o Norgestimato y los 9-12 casos con Drospirenona, Desogestrel y Gestodeno, por ejemplo. El embarazo supone siempre un riesgo mayor de padecer una trombosis y si además, no es deseado, acabará engrosando las tasas de aborto que tampoco es un plato de gusto para nadie.

Antes de seguir las informaciones vertidas en redes sociales a pie juntillas, deberíamos ver si la persona que las firma es una fuente de la que podemos beber agua clara y cristalina. Con el bombardeo de datos que circula por la red, es necesario limpiarnos los cristales de las gafas y tener las neuronas bien sentadas para leer con criterio y decidir con la información precisa. Así que te invito a que acudas a un centro sanitario para preguntarle a quién sabe para no llevarte sorpresas.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Colegiada 18.211 ICOM Valencia

                                     Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Máster en Medicina Naturista, Fitoterapia, Homeopatía y Acupuntura. Máster en Homeopatía por CEDH. Máster en Anticoncepción y Salud Sexual y Reproductiva

 

MUNDIAL O SALUD: PARADOJAS DE LA VIDA

Ni sé lo que es un fuera de juego, ni me importa. No me va la vida en ello. Desde mi ignorancia, no entiendo cómo es posible idolatrar con sobredosis de información a unos señores que se dedican a jugar al balón, para que otros lleguen al delirio, e incluso a la violencia, por seguirlos. Todo me parece sectario: Has de vestir unos colores y defenderlos a muerte ante quien no lleve los mismos que tú, y sobre todo, has de dejar claramente manifiesto, tu amor por lo tuyo y tu desprecio por lo demás.

Resulta sorprendente que mientras estos señores corren causando admiración con cualquier cosa que hagan, yo decidí elegir la carrera universitaria más larga, cuya línea de meta fuera una oposición que me permitiría formarme durante 3 años más para poder ejercer como Médico de Familia. Después de marcar ese gol, no me quedé satisfecha con eso, y continué jugando más partidos, aprendiendo hasta día de hoy cosas que no me contaron en la facultad.

Creo que he estudiado tanto en mi vida, que si juntara las letras que han pasado por mis lóbulos cerebrales podrían dar la vuelta al mundo. Me siento fuera de juego cuando me encuentro en un país donde no son necesarios sacrificios para ponerse a dar recomendaciones acerca de la salud o para valorar si una terapia es efectiva o no.

Cuanto más sé, más me sorprende mi ignorancia sobre tantos y tantos aspectos del cuerpo humano que nunca llegaremos a descifrar. Los ciegos de retina son capaces de ver con el tacto, pero los ciegos de mente usan sus ojos para ver sólo lo que quieren ver y son capaces de despreciar a los que no lo son.

Como no entiendo de fútbol, no me meto en tertulias deportivas. Ojalá todo el mundo se limitara a hablar de temas de los que tiene experiencia y formación, mejor nos iría a todos. Por desgracia y cada vez más, las redes y los medios de comunicación son tan descaradamente atrevidos que llegan a insultar a la inteligencia.

Cuando juegas al frontón sola, eres tú quien lanza y quien recibe contra una pared, en un partido de vóley la pelota va y viene desde todos los ángulos posibles combinando la destreza de unos, con la oportunidad de otros y así el partido es más armónico.

Me dedico al bello arte de la medicina en el que también hay agujeros negros ocupados por aquellos que decidieron hacer negocio de la salud. Me siento insultada cuando alguien sin la evidencia ni la formación necesarias, saca conclusiones sobre mi trabajo sin conocerlo, pero como eso es complicado de erradicar, tendré que aprender a dejar resbalar por mis huesecillos del oído todo lo que no debe entrar en mis neuronas y seguiré utilizando todas las herramientas que los años de estudio me han proporcionado, para mejorar la salud de quien entre a mi consulta en la Sanidad pública.

Un saludo afectuoso desde el otro lado del campo.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Colegiada 18.211 ICOM Valencia

                                     Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Máster en Medicina Naturista, Fitoterapia, Homeopatía y Acupuntura. Máster en Homeopatía por CEDH. Máster en Anticoncepción y Salud Sexual y Reproductiva

 

 

ELEMENTAL, QUERIDO WATSON 

 

A veces, lo más elemental es invisible a los ojos. Vivimos tiempos difíciles para la cordura, nos entra tanta información por tantos lados que es complicado distinguir lo que es real de lo que es una mentira, repetida tantas veces, que cala como la lluvia sin paraguas acabando chopado por una tormenta de sandeces. Hablar de la Medicina

Basada en la Evidencia sin ponerte en Evidencia es un riesgo al que se lanzan demasiados en su puenting particular al estrellato. El concepto de Medicina Basada en la Evidencia (MBE) nació a principios de los 90 ¿Quiere decir esto que sólo es válido todo lo que realizamos en la práctica médica y asistencial en los últimos 20 años?

 

Evidentemente no, pero a partir de esa fecha, se podían clasificar las recomendaciones que guiarían la práctica de una forma más eficaz y con mayores garantías. Definida por Sacket como: “El uso consciente, explícito y juicioso de las mejores pruebas disponibles en la toma de decisiones sobre la atención individual de cada paciente” para llevarla a cabo son necesarios: 1.) La competencia del médico adquirida gracias a la experiencia clínica y 2.) La evidencia disponible de la investigación. ¿Quiere decir esto que todos los ensayos clínicos que avalan determinados fármacos o prácticas son fiables?

 

Claramente no, ya que para serlo, tendrían que cumplir unos criterios que no

todos los estudios presentados pueden hacerlo ya que su finalidad puede ser la de vendernos la idea de su idoneidad, cuando esconden unos sesgos que sólo los ojos críticos pueden descubrir. El ser licenciado en medicina no te libra del posible engaño porque cuando dejamos de leer la letra pequeña, caemos en la misma trampa que el

resto. Los laboratorios diariamente nos presentan la mejor cara de sus productos. Hay que ser muy riguroso a la hora de seleccionar las variables a incluir en un estudio y en ocasiones, se extrapolan datos a una población general cuando la estudiada ha sido demasiado pequeña como para poder hacerlo. Otras veces, no se valoran sesgos de

confusión que llevan a conclusiones erróneas y, lo peor de todo, en ocasiones se ocultan los efectos adversos presentados hasta que la evidencia demuestra que aunque un fármaco haya sido aceptado por la FDA o por la misma OMS no garantiza su fiabilidad como sucedió con el Tamiflu en 1.999

 

(https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4375804/).

 

Cuando alguien se refiere a la MBE puede hacerlo según diferentes parámetros: Guías de Práctica Clínica, Protocolos, Escalas con Nivel de Evidencia o Grados de Recomendación y a su vez, dentro de éstos 2 últimos, podríamos encontrar diferentes clasificaciones. No basta con decir que algo tiene evidencia científica porque así lo avala la revisión Cochrane (grupo de investigadores que revisan todos los estudios realizados sobre un tema para valorar su aplicación en la práctica) hasta ahora

considerada una de nuestras “Biblias”, acaba de demostrar que ni ella es infalible como acaba de suceder con la crítica por parte de algunos investigadores de la misma a la última revisión sobre la vacuna del Papiloma publicada

en mayo de este año

 

 (https://ebm.bmj.com/content/early/2018/07/27/bmjebm-2018-111012).

 

Los ensayos clínicos bien hechos necesitan mucho tiempo y dinero, sólo para diseñar un estudio adecuado, la recopilación de datos y el seguimiento de los participantes del mismo es un proceso costoso. Tampoco significa que porque una terapia no haya asado por el colador de un ensayo clínico, no sea válido. Si los buenos resultados tras más de 20 años de trabajo no pueden avalar determinadas terapias porque no tengan detrás un estudio, algo está fallando. Por otro lado, no todo el mundo puede entrar a formar parte de un estudio, es frecuente leer en los prospectos de los medicamentos que no deben utilizarse en embarazadas o lactantes, sencillamente porque no se considera ético

realizar experimentos en ellos, tenemos reciente el ensayo en Ámsterdam con Viagra en embarazadas finalizado antes de tiempo por los resultados de muerte en bebés. Podemos ver cómo surgen noticias acerca de la retirada de un fármaco por su toxicidad estando ya en su última fase de experimentación, fase IV post comercialización, a pesar de que en las fases previas no se habían detectado problemas y la evidencia indicaba que podían usarse, como sucedió con los antiinflamatorios COX-2. En otras ocasiones, la evidencia acumulada y revisada conlleva el cambio de una práctica establecida hasta el momento que se ha demostrado que era más perjudicial que beneficiosa como el que los bebés debían dormir boca abajo y luego resultó que así había más muertes súbitas. Así

que, hagan el favor de dejarnos trabajar a los profesionales sin decirnos lo que tenemos o podemos hacer en nuestras consultas. No se puede opinar desde el odio y desde la desinformación. Así que, invito al debate tranquilo con posturas enfrentadas desde la equidad, la información y la experiencia para llegar a acuerdos y sobre todo, invito a todos aquellos que quieren aprovecharse de la confianza del paciente y con careta de profesional, se dedican a experimentar cual demoníaco Mengele (“médico” colaborador con los nazis) a que revisen sus conciencias. Nuestros dirigentes deberían establecer una legislación que pudiera valorar la formación necesaria para tener una consulta y consiguiera mandar a los pseudo-terapeutas a la cárcel si es necesario, para que dejen

de manchar el honor y el buen hacer de los verdaderos profesionales.

 

P.D. dedicada al mundo del periodismo: Si alguien opinara sobre vuestra profesión escuchando tan sólo a los periodistas de la telebasura ¿no podría estar ante un sesgo de información muy grave en detrimento de un informador serio y riguroso?

Negar la evidencia sin haberla buscado desacredita al que lo hace

(se dedique a la información, a la política o a la medicina).

 

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Colegiada 18.211 Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

 

Máster en Medicina China, Fitoterapia y Homeopatía por COMV y Máster en  Homeopatía por CEDH con los respectivos TFM disponibles.

 

 

FIRST TIME, FIRST LOVE...

 

Si en tu cabeza sigue la canción sin necesidad de mucha ayuda, te sonará también una 1ª colonia con nombre de hada o de perro, según prefieras.

La 1ª vez puede ser muy tarde o demasiado pronto, según lo que, o para quién sea, pero lo importante es que sin ese salto a la 1ª, no puede haber una  2ª. No recordamos todas las primeras veces de todo lo que hemos hecho, pero hay cosas que no se pueden olvidar: Mi 1ª depilación a la cera de las axilas, mi 1ª firma de hipoteca, la 1ª ostra y casi que la última después de hacerme sentir tan Walking Dead que no hubo una 2ª; Mi 1ª bici me la compré este verano y aunque el primer gran “piño” fue con una prestada el año pasado, ya con la mía me daría el 2º;El primer salto de trampolín en la piscina de Bejís, mi primer parto… y mi 2º con el mismo recorrido pero tan diferentes, mi primer morreo en el barco hacia Ibiza, mi 1ª (y última) montaña rusa con giro completo, mi 1ª y única boda, mi primer U2,… todo esto se cae cuando tienes delante por 1ª vez a una mujer sin clítoris y piensas todo lo que nos queda por trabajar.

Algunas primeras veces son tan preparadas que cuando suceden, vives con miedo que no se cumplan las expectativas. En el día a día ya no me sorprende que muchas primeras veces nada se parezcan a la mía. Muchas saltan del trampolín sin haber aprendido antes a nadar. Juegan a “ser mayores” sin haber jugado como niñas y se encuentran con “muñecos” inesperados. Son ellas las que suelen acudir a la consulta y yo me tengo que imaginar cómo él se la habrá “camelao”, para conseguir metérsela sin condón y sin haberle metido mano antes en el cine. Claro, con esos precios, o van un día de espectador cuando está  “petao”, o la paga no les llega para tanto. Y yo que con 100 pesetas veía 2 pelis… No entiendo cómo van directamente a los créditos sin haber visto la peli y se quedan con un corto que no acaban de entender. Tener una pareja con los hemisferios cerebrales aún inmaduros, conlleva el peligro de no poder Saborear ese gran momento y la verdad, es una pena no recordar con una sonrisa dibujada en tu frente aquella 1ª vez. Me faltan por vivir muchas primeras veces y repetir otras tantas. Imprescindible la Educación Sexual que permita tomar decisiones desde la Libertad y el Conocimiento y disfrutar plenamente de esa 1ª vez.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Médica en Unidad de Salud Sexual y Reproductiva en Malvarrosa.

 

 

ADICCIONES

 

Hola, mi nombre es Mónica y llevo 0 días sin meterme en twitter…

 

Adicción: Dícese del acto incontrolado que ata a una persona a una acción que le va a provocar unos instantes de placer a pesar de conocer sus efectos secundarios y que ocurre desde una impulsión mediada por unos imanes del sistema nervioso central (neurotransmisores) que le llevan a dicho acto aunque en el fondo no quiera, o sí. (M.Molner).

 

Mi amiga Marian me incitó a ella hace más de 20 años. Recuerdo a Johan Cruyff con sus chupa-chups y me digo: “Yo también puedo”. Pero luego pienso: ”Si realmente, no será tan malo”, “Si hasta el almuerzo no voy a comer nada”, “Ese sabor, ese subidón integral”. Las justificaciones aparecen siempre, confesaré la mía sin sentir vergüenza: Desayuno las galletas de 3 en 3 (Soy una Triki-Fan). El problema es que algunas adicciones tienen mejor fama que otras, dependerá de tu contexto y de tu género el que sean consideradas “apropiadas” o no. Hubo un tiempo en España, en el que no quedaba bonito ver a una mujer fumando, se la asociaba a la “mala vida”, mientras los hombres con sus puros con carajillo alardeaban con sus aros de humo aéreos. Si hablamos de sexo, ni te cuento, a las de mi quinta  nos viene a la cabeza el actor Michael Douglas acosado por una Demi Moore que encima era su jefa y que le obligaba a mantener sexo, pobrecito, luego resultó que en la vida real, el que padecía adicción al sexo era él. Es triste ver al hombre que alardea de sus “conquistas” delante de sus amigos para intentar subir su nivel de hombría, mientras que si lo hace una mujer el adjetivo cambia y en vez de ser envidiada por sus amigas, lo primero que pensarán es “Será guarrra” (No hay errata, es para darle mayor sentimiento). Esta es la consecuencia de haber mamado desde nuestra tierna infancia los estereotipos que hay que seguir para estar “en la senda correcta” de lo que se espera de cada una. Es nuestra juventud la que está en primera línea de batalla y si no ha recibido formación en la igualdad desde su infancia, más difícil será salir victoriosa. Nuestra misión es abrir los ojos a esas chicas que siguen las normas de sus parejas como si se tratara de una adicción y curarles a ellos la suya de “mando yo porque ella es mía”. Esto ya pasaba antes de Cristo, Alypia en “España, la novela” es una víctima igual que las esclavas de “Vikingos” o la cara B de la gran Aretha Franklin que nos acaba de dejar. Ojalá todo esto vaya cambiando con  el tsunami en los medios de voces que hablan claro y rotundo sobre estas desviaciones que hemos sufrido a lo largo de la historia. He conocido a gente adicta al juego, las drogas y al alcohol y he visto la destrucción de sus pilares más básicos, es fundamental trabajar con cada uno de ellos para ayudarles a salir del pozo y necesito que alguien me explique cómo puede ser que haya “famosos” haciendo publicidad de apuestas en la televisión y puedan seguir durmiendo tranquilos. He sido adicta a comerme las uñas durante casi 40 años y sé lo difícil que puede resultar dejar “el vicio”. Ahora me acabo de “enganchar” al tahín (puré de sésamo), que siempre será mejor que el tarro de leche, cacao, avellanas y azúcar y mis huesos me lo agradecerán por ser una fuente de calcio estupenda. En los últimos años estamos ante una pandemia brutal, no llevo gallato pero cuando veo parques con jóvenes en los que cada uno está con su móvil siento una pena inmensa. Se ha perdido la comunicación, nos estamos transformando en robots mientras la tecnología intenta meterles sentimientos a estos cacharritos (ilusa); tenemos las calles y los autobuses  llenos de autómatas que acabarán con dolor de espalda y fibrosis en sus manos de tanto darle a la maquinita. Y lo digo yo, que me tengo que dejar el móvil en casa cuando voy a la playa, que me cuesta horrores no contestar en tuiter o que es lo primero a mirar tras modo avión nocturno.

Como si fuera final de año, voy a hacer el propósito de no abrir redes sociales por un tiempo, aunque cuando vuelva abrirlas, estarán tan llenas de contenido que me estreso sólo de pensarlo ;)

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Médica de Unidad de Salud Sexual y Reproductiva Malvarrosa, Valencia.

 

 

 

DÍMELO, DÍSELO

 

No estoy aquí para hablar de moda, ni soy quien, ni tengo vocación para eso. Mi misión es la de crear tendencia en un asunto sanitario que se nos ha ido de las manos y de las cuchillas… Ser más o menos peludo/a va a depender de varios determinantes, el primero sería la genética, y contra ese no podemos luchar, a no ser que,  nos hagamos transgénicos como el maíz y entonces seamos los dueños de “un mundo feliz” sin pelos cual Hare Krishna integral. El segundo, dependerá del espacio-tiempo donde estés, esto de la moda es lo que tiene, puedes sacar del armario una pieza de hace 20 años para ir a la última, o ponerte las gafas que llevaba tu abuelo porque “molan mucho” pero sin cristales. Hace 15 años en las revisiones ginecológicas era habitual que las mujeres vinieran con sus genitales con el vello tal y como viene de serie. Por aquel entonces, no había tanta variedad cultural en nuestras consultas y cuando llegaba una chica totalmente depilada solía ser deportista. Ahora, lo difícil es ver el “estilo natural”. Como esto es un tema cultural, nada tiene que ver el estilo que llevan  pakistaníes, chinas o venezolanas. Estas últimas, desde su tierna infancia han recibido recomendaciones sobre la estética que aquí no nos hicieron. Si yo fuera influencer, podría proponer  hasta que se hicieran mechas, pero mi misión no es esa. No puedo evitar recordar la peli “American beauty” cada vez que veo un pubis tal cual “Amazonas deforestado”,  allá cada una/o con lo que le quiera hacer a su cuerpo, siempre que no sea su pareja la que controla el vello o el móvil. Dejando el tema de la moda, como sanitaria puedo informar que el vello del Monte de Venus está ahí para evitar infecciones y su ausencia la estamos viendo como origen del incremento de foliculitis o dermatitis, aunque lo que más suele preocupar son las verrugas genitales, consecuencia de la combinación de la depilación junto con otros aspectos de la realidad sexual. Si a que se cambie de pareja con más rapidez o lo de tener “parejas abiertas”, le añadimos, la precocidad en el inicio de las relaciones, aumentamos el tiempo de exposición y si no hay trinchera (vello), los virus lo tendrán más fácil para quedarse en su nuevo hogar. El que nuestras niñas-jóvenes empiecen a tener relaciones con penetración mucho antes de que yo me diera el primer beso con lengua (morreo), merece otro blog.

Si pensamos en los pelos repartidos por otras partes del cuerpo, vemos que el ser calvo puede suponer una vergüenza para los que abrigan sus cabezas con pelucas mientras que, si van decoradas con tatuajes y acompañadas de una linda barba y unos ojazos azules cual Ragnar el Vikingo, pueden incluso añadir un sex-appeal que no encontraremos en Homer Simpson. Cuando no existían las cremas depilatorias ni el láser, había mujeres que se quemaban los vellos de los brazos quedándose con olor a “piel chamuscá” y no imagino hombres haciendo lo mismo, pero seguro que los hay. Los cánones de belleza van cambiando a lo largo de la historia, ahora hay chicos que “se arreglan las cejas” mientras otros digan que eso es “cosa de gays”. Sigo pensando que donde esté un hombre de “pelo en pecho” (sin llegar al hombre lobo) que se aparten las tabletas imberbes. Si trabajas en el mundo de la estética o la moda o eres “influencer”, te agradecería que después de lo leído aquí, hagas un Dímelo para poder pasar al Díselo y volver a crear tendencia en el mundo de las depilaciones “justitas”. Si no eres nada de lo anterior, dile a tus amigas que lo que se lleva ahora es el “Salvaje pero apañao” y gracias a ti también por el aleteo de mariposa que cambia el mundo.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Médica de Unidad de Salud Sexual y Reproductiva Malvarrosa, Valencia.

 

 

 

EDUCACIÓN SEXUAL

 

Aquí nace mi pequeña aportación para una gran causa. Espero puedas sacarle provecho a todo lo que salga desde la centrifugadora que tengo detrás de mis ojos “presbíticos” de experiencia como doctora sin honoris causa pero con muchas horas de vuelo.

Vivimos en un desierto con escasos oasis de donde beber y mi misión es convertirme en tu palmera para que puedas ayudarme a tirar cocos a los que se lo merezcan. Cuando la información no llega donde debe, podemos pensar que estamos ante una dictadura donde los sesudos grises dirigentes imponen sus doctrinas obviando que hay un mundo de colores alrededor, o porque en los medios de desinformación lo que prima es el culto a lo chabacano. No recuerdo cuándo dejaron de salir los 2 rombos que te enviaban a la cama y añoro esos horarios de programación infantil donde quedaba claro que con las noticias de la noche, las mentes infantiles no eran bien recibidas en el salón y como solo había una tele en casa con 2 canales, no había nada más que decir.

Voy a sorprenderte un poco más si eres posterior a la Generación X donde estamos los que nacimos tras el baby boom, en aquella prehistoria de los 80  “NO EXISTÍA INTERNET”¿Y cómo pudimos sobrevivir? ¿Cómo nos informábamos de lo que pasaba en el mundo? Pues teníamos lo que se llamaban revistas, libros y periódicos y luego había unos expertos en comunicación que se llamaban “Pandilla” y con unas pipas y un banco tenías la tarde echada con horas de conversación entre personas y no entre persona-su móvil. Los valores en aquella prehistoria también podían intuirse en los dibujos animados y te proponían lanzarte a conseguir retos imposibles como Willy Fog; a fomentar el amor por los animales como David el Ghomo o, a armarte de valor para luchar contra robots monstruosos como Mazinger. Todo aquello estaba muy bien, pero olvidaban el tema de “lo sexual” que quedaba guardado para más adelante. Ahora vemos como Los Simpsons  pueden tocar el tema de forma tan “sutil” que sólo los adultos lo pillen.

El problema es que este tipo de dibujos de mayores visibles en horario Infantil, provoca muchas preguntas en los pequeños pensadores de la casa que raramente verán contestadas. Sin límites, sin horarios, y lo peor de todo, sin información, así van llegando nuestros pequeños a una adolescencia cada vez más precoz, con unos padres avergonzados aún por temas tabú y que dejan que sean sus amigos o sus tablets las que les vayan curtiendo en la vida. Luego oímos lo de “Cómo está la juventud” y no, no tenemos derecho a quejarnos si no hacemos nada por cambiar la realidad de esos niños que luego serán jóvenes.

Qué triste ver todo lo que se pierden muchos por empezar por el final y no saber de qué va la peli. Eso pasa cuando Sexualidad se confunde con Genitalidad; cuando las únicas nociones recibidas llegan del porno y la morbo-TV; cuando siguen emitiéndose “cosas” a las que no puedo ni denominar programas. La comunica-basura debería, igual que la basuraleza, dejar de existir para permitir unos campos de visión más limpios y respirables. Si hablamos de los responsables en la Educación, enseguida nos vienen a la cabeza los maestros y los padres, pero cuando hablamos de Educación Sexual, parece que los encargados tengamos que ser los sanitarios ya que aprovechando que sabemos cómo funcionan el cuerpo y sus hormonas, ya les hablaremos de la sexualidad mientras les contamos qué es eso de la regla. Increíble pero cierto, todavía hay institutos y colegios donde se sustituye la Educación Sexual por la Sesual, cuyos alumnos podrán acabar siendo jóvenes muy sesudos, pero que no aceptarán lo diferente por miedo, que no sabrán mantener una relación sana con la pareja porque nadie les ha explicado que el control sobre el otro No es amor y confundirán con frecuencia la Sexualidad con el porno que es lo único que han visto en la ventana de sus tablets.

Como tenemos mucho trabajo por delante, este blog va a ser un escaparate donde podrás informarte con claridad de “esos temas” que siguen sonrojando, podrás entender cómo funciona tu cuerpo y todo con un idioma que podrás entender aunque esté escrito por una médico.

 

Dra. Mónica Molner Andrés. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria.

Unidad de Salud Sexual y Reproductiva en Malvarrosa, Valencia.

Libro de visitas

Introduce el código.
* Campos obligatorios
  • Emilia P. (domingo, 27. enero 2019 16:55)

    Interesante reflexión dra. Molner, a mi tampoco me gusta el fútbol y creo que la metáfora que estableces con ese mundo resulta curiosa y a la vez didáctica. Enhorabuena.

COMPONENTES DEL CATÁLOGO:

 

43 AUTORES

 

43 FORMAS DE ESCRIBIR

 

43 PASIONES

 

 

Sergio Estévez

María José Rodríguez

Salva R. Moya

Toni Delgado

Isabel Albella

Daniel Velarde

Enrique E. de Nicolás

Elisabeth Deveraux

Andrés Pinar Godoy

Rubén Hernández

Gemma Herrero

Andrés San Demetrio

Víctor M. Sanjurjo

M. A. Álvarez

J. D. Martín

Ricardo Gª-Aranda

Ana Arrazola

Alberto Giménez

J. Fersán

Mónica Molner

Román Sanz Mouta

Greg A. Oslo

Eloísa Pardo

Ignacio León

J.E.M. Celeste

José F. Sastre

Fran Pahino

Alicia San Miguel

Pierre Monteagudo

Teresa Sala

Ager Aguirre

Adolfo Pascual

Sonia Crespo

Dory Lonsorena

Lusa Guerrero

Eduardo Acevedo

Tony Jiménez

Asun Blanco

Rubén de Íscar

Mª Clara del Pino Algaba

Raúl de la Flor

Tamara López

Juanma de los Santos

Eba Martín Muñoz

 

 

ENTREVISTAS REALIZADAS:

 

 

Sara Solomando

Curra Fernández

Michael Sánchez

Fernando Navarro

Anna Cruz

Gaspar Fernández

Javier Gómez Santander

Inma Chacón

Keko Iglesias

Juan Luis Cano

Raquel Sastre

Luis Alfonso Gámez

Defreds

Mary Ruiz

Javi Medina

Bricio Segovia

Salva R. Moya

Agustín Martínez

José F. Sastre

Dra Mónica Molner

Marta Fernández

Ana Arrazola

Espido Freire

Ager Aguirre

Javier Penedo

J.E.M. Celeste

Teo Cardalda

Luis Anguita Juega

Adolfo Pascual

Saleta Castro

Tony Jiménez

Juanma de los Santos

Daniel Velarde

Pierre Monteagudo

Toni Delgado

Isabel Albella

Tamara López

Marcelo Moscoso Pantoja

Gemma Herrero Virto

Elisabeth Deveraux

Rubén Hernández